Podcast CAMPUS
Al aire

Juárez en la educación

Acerca del autor

Héctor Martínez Rojas
PERIODISTA

Nacido indígena en tiempos de marginación y despojo, falleció en la silla presidencial tras derrocar un imperio

En varias ocasiones usamos o interpretamos la expresión “me hace lo que el viento a Juárez” como una especie de jactancia sobre una inmunidad supuesta, como a mi no me pasa nada; cuando debería entenderse más bien como: soy más fuerte que cualquier adversidad. Veamos. Juárez, indígena en tiempos de marginación y despojo, huérfano antes de los cinco años, lógicamente analfabeta de no ser por las pocas lecciones que recibía de su tío, con ese génesis adverso, falleció en la silla presidencial tras derrocar un imperio.

Cuando mi tío me llamaba para tomarme mi lección, yo mismo le llevaba la disciplina para que me castigase si no la sabía, comparte el oaxaqueño universal en esa entrañable obra que es “Apuntes para mis hijos”, ahí confiesa el expresidente, lo duro del origen de donde emerge, pero también su visión -desde niño- llena de gloria.

Los ejemplos que se me presentaban de algunos de mis paisanos que sabían leer, escribir y hablar la lengua castellana… despertaron en mí un deseo vehemente de aprender; recordemos que Juárez era un niño cuando el proceso de Independencia en el país avanzaba.

Actualmente en el Cerro de las Campanas -donde murió el archiduque representante del imperio más poderoso del mundo de aquel entonces- se encuentra una escultura monumental de Juárez de tres metros de altura con un aura de santidad petrificada.

También es propio recordar que en ese entonces la educación era asunto exclusivo del clero. Juárez creció en una época en que poco o nada se cuidaba de la educación de la juventud, no había escuela, ni siquiera se hablaba la lengua española, relata en sus apuntes para los hijos de México.

Para que el niño Pablo Benito pudiera acceder a la escuela primaria, tenía que hacerlas de mozo en una casa que lo apadrinara para que esta familia le enseñara a leer y a escribir en español, pero como él mismo recuerda “leer, escribir y aprender de memoria el Catecismo del Padre Ripalda era lo que entonces formaba el ramo de instrucción primaria”.

De la educación básica a la Superior se extendía el fuero del clero, así que el joven Juárez si deseaba seguir instruyéndose, como era su deseo, debía hacerlo en el Seminario: comencé, pues, mis estudios bajo la dirección de profesores, que siendo todos eclesiásticos la educación literaria que me daban debía ser puramente eclesiástica.

Esta sociedad ante los ojos críticos de Juárez le parecía naturalmente dominada por la ignorancia y el fanatismo. Pero en 1827, a los 21 años, una Ley y un instituto educativo cambiaría su destino para forjarlo. Se trata del Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca, donde nuestro personaje de hoy no sólo se hizo abogado, sino docente y liberal de cantera y cepa.

“Al abrirse el Instituto en 1827 el doctor don José́ Juan Canceco, uno de los autores de la ley que creó el Establecimiento pronunció el discurso de apertura, demostrando las ventajas de la instrucción de la juventud…el Director y catedráticos del Instituto de Ciencias y Artes eran todos del partido liberal y tomaban parte, como era natural, en todas las cuestiones políticas que se suscitaban en el Estado”.

El Instituto de Ciencias y Artes fue el trampolín, alma máter y refugio de Juárez, por supuesto que el clero confrontó y desprestigió a esta casa de estudios desde sus inicios. Las agitaciones políticas lo clausuraron, hasta que Juárez, regresó en 1856 con la investidura de gobernador; donde dijo en solemne evento: la instrucción pública es el fundamento de la felicidad social, el principio en que descansan la libertad y el engrandecimiento de los pueblos.

Para el Juárez infante la escuela no estaba a su alcance, pero tuvo la claridad para valorarla lo suficiente como para buscarla con ímpetu; durante su juventud, una Ley favoreció su hambre de saber, de cada adversidad salió fortalecido con tesón, con ahínco.

Deja un comentario


newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
A %d blogueros les gusta esto: