Efraín Bartolomé por él mismo

A sus 70 años, presentamos en sus propias palabras reflexiones sobre el poeta y su creación El 15 de diciembre de 2020, el poeta Efraín Bartolomé

Poder, cultura y resentimiento

Muy mal, pésimamente, define el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española (DRAE) el sustantivo masculino “resentimiento” (“acción y efecto de resentirse”) al remitirnos al verbo pronominal “resentirse”, en cuya segunda acepción leemos: “Tener sentimiento, pesar o enojo por algo”.

El libro y la banalidad como mercancía

Cayo Valerio Catulo, en el siglo primero antes de nuestra era, dedica sus Poemas a Cornelio Nepote de la siguiente manera: “¿A quién le voy a dedicar este librito, nuevo y simpático, con la áspera piedra pómez, recién alisados sus bordes? A ti, Cornelio; pues tú solías considerar de algún valor mis obrillas, ya entonces cuando, el único entre los itálicos, te atreviste a explicar la historia universal en tres volúmenes, eruditos, por Júpiter, y laboriosos. Por ello, acepta este modesto librito, cualquiera que sea su valor; que él, oh virgen protectora, sobreviva intacto más de un siglo.

La prodigiosa vida del libro en papel

Ediciones Cal y Arena (en colaboración con Bookmate) acaba de hacer el lanzamiento en formato digital de mi libro La prodigiosa vida del libro en papel, que posteriormente aparecerá en formato físico. Los estragos de la pandemia del covid-19, no sólo en la salud, sino también en la economía y, especialmente, en la cadena productiva del libro, nos han obligado a los editores y a los autores a usar las herramientas digitales para acercar los libros a los lectores, así sean los irredentos del libro físico, con la promesa de que pronto tendrán en sus manos el volumen tradicional.

¿Para qué leer a la velocidad de la luz?

En su libro Del clisé al arquetipo (1973), Marshall McLuhan y Wilfred Watson explicaron lo siguiente: “La lectura a una velocidad ordinaria de unos cuantos cientos de palabras por minuto remite la mayor parte de un libro al inconsciente, en tanto que la lectura acelerada a varios miles de palabras por minuto, al recalcar la danza del significado a expensas de la palabra y la sintaxis, es un teatro del absurdo, ya que enfrenta al lector a los clisés del pensamiento”.