Podcast CAMPUS
Al aire

¿Vuelta a la centralización educativa?

Ante las desventajas de un proceso de federalización a medias, la vuelta al centralismo podría parecer una solución o al menos un remedio pero ¿No sería una mejor alternativa proponer alternativas de gestión descentralizada a futuro?

Ante las desventajas de un proceso de federalización a medias, la vuelta al centralismo podría parecer una solución o al menos un remedio pero ¿No sería una mejor alternativa proponer alternativas de gestión descentralizada a futuro?

El 10 de enero, en el marco de la presentación de los beneficios de las herramientas digitales que donará la transnacional Microsoft Corporation a estudiantes y docentes de educación pública básica en la Ciudad de México, la jefa de gobierno de CdMx, Claudia Sheinbam Pardo, manifestó una postura crítica acerca de la descentralización de servicios educativos vigente desde 1992 y favorable a la opción de reimplantar un esquema de gestión centralizada.

Al respecto, la jefa de gobierno señaló: “Hay que ver lo que ha pasado en términos presupuestales para muchos estados que han tenido problemas para poder solventar muchísimos de los pagos a los profesores, por lo que hay que hacer una valoración de lo que implicó la descentralización”. Añadió lo siguiente: “A mí me parece que es mejor el proceso de centralización, es decir, creo que haciendo una valoración de la descentralización, tanto en salud como en educación, estaba mejor como una forma centralizada. Creo yo que está muy bien que esté la Secretaría de Educación Pública al frente.” Dijo también que: “esta centralización de la educación en Ciudad de México le permite al gobierno local invertir en programas como Mi beca para empezar y Mejor Escuela” (Expansión, 10 de enero 2022).

Tómese en cuenta que las expresiones citadas fueron respuestas a reporteros, con posterioridad al evento de presentación de las herramientas de Microsoft, es decir al margen del tema de la reunión convocada. Pero, por provenir de una figura políticamente relevante en el escenario del régimen actual, vale la pena prestarles atención.

En primer lugar, significan que la postura de la autoridad de Ciudad de México es abiertamente contraria a la opción de descentralizar los servicios educativos de la entidad del ámbito de la federación. Se debe recordar, al respecto, que el proceso de descentralización educativa plasmado en la Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (ANMEB), publicado el 19 de mayo de 1992 en el Diario Oficial de la Federación, excluía al Distrito Federal de las medidas de descentralización porque la Ley Federal de Educación, la aprobada en 1974, así lo determinaba: “La educación que imparta el Estado en el Distrito Federal corresponde en sus aspectos técnicos y administrativos, a la Secretaría de Educación Pública” (artículo 30).

Con la expedición de la Ley General de Educación de 1993 se abrió una posibilidad. En el artículo cuarto transitorio de la norma se indicó “El proceso para que el gobierno del Distrito Federal se encargue de la prestación de los servicios de educación inicial, básica incluyendo la indígena y especial en el propio Distrito, se llevará a cabo en los términos y fecha que se acuerde con la organización sindical.”

La previsión según la cual el SNTE sería un actor fundamental para autorizar la puesta en marcha de la descentralización en CdMx, siguiendo la línea establecida en el ANMEB y en la ley educativa de 1993 desapareció en la Ley General de Educación de 2019. En esta, el artículo transitorio correspondiente indica que: La Autoridad Educativa Federal en la Ciudad de México, mantendrá sus facultades y atribuciones correspondientes para la impartición de la educación inicial, básica, incluyendo la indígena, la educación especial, así como la normal y demás para la formación de maestros de educación básica, en el ámbito de la Ciudad de México, mientras se lleve a cabo la descentralización de los servicios educativos y la transferencia de los recursos humanos, materiales y presupuestales, conforme al Acuerdo que celebre la Federación y el Gobierno de la Ciudad de México.” Nótese que, a partir de 2019, para proceder a la descentralización educativa de la capital de la República solo se requiere el acuerdo bipartito entre la SEP y el gobierno de la Ciudad.

Si para el gobierno de la Ciudad la posibilidad de descentralización es contraria a sus intereses y proyectos, como ha sido el caso desde los años noventa y ahora se reitera, ello no va a ocurrir y se mantendrán las cosas como están. Esta es una lectura del posicionamiento de la doctora Sheinbaum, pero no es, desde luego, la única lectura posible.

También conviene advertir su postura de crítica al federalismo. Si, desde su punto de vista, la centralización de servicios básicos como los de salud y educación, ha implicado más problemas que ventajas, la vuelta al centralismo parecería una solución o al menos un remedio. ¿No sería una mejor alternativa diagnosticar y proponer alternativas de gestión descentralizada con horizonte en un federalismo robusto? ¿O se piensa que la continuidad y profundización de la cuarta transformación debería reorientar la administración gubernamental hacia la gestión y el control central de los bienes públicos y los procesos políticos? Da en qué pensar.

Deja un comentario


newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en pinterest
A %d blogueros les gusta esto: