Podcast CAMPUS
Al aire

Santos Valdés, guardián de la educación

Educador sumamente crítico con el Sistema Educativo Nacional, siempre trabajo con el propósito de mejorarlo.

“Educar es transformar, cambiar al ser humano en un sentido de progreso y esto es posible por la formación de los hábitos”, aseguraba el gran educador mexicano José Santos Valdés, quien falleció en Durango el 5 de agosto de 1990.

Santos Valdés fue de esos educadores sumamente críticos con el Sistema Educativo Nacional, pero siempre con el propósito de mejorarlo. Observó y señaló los vicios del gremio magisterial que cada día se iba haciendo más poderoso, pero también los defendió e impulsó en sus más nobles y altos deberes, lo cual, respondió a su labor de supervisor de Escuelas Normales Rurales.

Santos Valdés, originario de Coahuila se ocupó por la escuela y su contexto, en ese sentido nos dice: “los periódicos, el cine, la radio, la televisión, el mal teatro, etc., son una lección diaria que repercute natural y obligadamente en la conciencia de la nación, y los maestros de banquillo son parte de esa conciencia”.

Posiblemente, hayamos comentado la siguiente anécdota en alguna entrega anterior, pero por su valor y claridad nos atrevemos a repetirla: “alguna vez con una emoción que se hizo lágrimas, un maestro me contó cómo para sus alumnos era un tonto porque sabiendo tanto era pobre, mientras que, un don X, que era un ignorante, era el más rico del pueblo… Un maestro de banquillo desilusionado, escéptico, descreído, no se engendra en sí mismo”, sentencia este gran educador.

Esta encrucijada del sistema educativo no es propia únicamente de México, sino del mundo, es la batalla entre lo ideal y lo real, entre lo que es y lo que debería ser. “El maestro tiene que predicar el amor al árbol; plantarlo, cantarle, decirle versos. Pero los que talan millones de hectáreas de bosques y dejan los cerros pelones y las planicies polvorientas, ganan millones y gozan de todo el respeto y el respaldo de la sociedad y de la autoridad que condena la tala de los árboles”, abunda nuestro personaje.

Es evidente que esta fractura ha generado un sistema educativo, al menos ineficaz. “Han ido a saludar al presidente de la República niños considerados como los mejores de su zona que al contestar la prueba no la resolvieron satisfactoriamente ni siquiera en un cincuenta por ciento”, lamenta nuestro educador de hoy.

Santos Valdés fue considerado uno de los cuadros técnicos de la SEP de mayor peso durante el cardenismo. Llegada la década de los 60, Valdés se desempeñó como Supervisor de Normales Rurales de la zona norte del país. Escribió: La Batalla por la Cultura; Democracia y Disciplina Escolar; Civismo; La Enseñanza de la Lectura y la Escritura; Reprobación y deserción escolares; también colaboró en periódicos y revistas como: El Maestro Rural y El Día de donde extraemos hoy estos fragmentos.

El susurro de la mujer nube

En una vuelta de tema, nos llega el libro más reciente de la joven escritora Mónica Gameros, El susurro de la mujer nube, una pequeña novela sobre la introspección y el viaje de la vida, el cual escribe junto con el joven escritor Zadkiel Moon.

Esta divertida obra, según nos comparte Mónica Gameros, “empieza después de unos pulques, ambos personajes principales, se deciden y planean el viaje en busca de la sanación con un ritual de velación, en el que se hace uso del poder de Los Niños Santos, los ‘hongos mágicos’, de la cultura ancestral mazateca”.

Esta novelita se centra “en el ritual de curación, el cual se consigue en el pueblo natal de la Chamana María Sabina, La Mujer medicina, la mujer monolingüe y famosa por introducir en el conocimiento de esta planta sagrada a diferentes personas como: Gordon Wasson, quien registró los usos medicinales y analizó la sustancia de los hongos y sus efectos neuroquímicos”, nos compartió en entrevista Gameros.

En la trama narrativa de El susurro de la mujer nube, aparece como personaje etéreo “el científico mexicano Jacobo Grinberg, un miembro de la comunidad científica de la UNAM, quien investigó los efectos secundarios del uso de los hongos y la telepatía que se conseguía al consumirlos”, nos comentó la autora.

Una de las cosas más interesantes de esta propuesta literaria es la perspectiva de dos escritores sobre la “misma experiencia”. De acuerdo con la autora Gameros: “en tanto que ambos personajes enfrentan obstáculos reales y presencian apariciones mágicas, la historia devela el final en la última página que abre, a su vez, una puerta nueva y da pie a la secuela”.

El susurro de la Mujer Nube es una Coedición de la Editorial Cascada de Palabras y Literatura psicodélica, la cual, se puede conseguir en todo el país, a través de Amazon, entretenida, diferente y se lee ¡de volada!

Acerca del autor

Héctor Martínez Rojas
PERIODISTA

Deja un comentario


newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
A %d blogueros les gusta esto: