Podcast CAMPUS
Al aire

La educación es la inversión más rentable

Entrevista con Modesto Seara Vázquez, rector general del SUNEO/ II

(Continúa de la edición anterior)

¿Cómo es la inserción laboral de los egresados de las instituciones del SUNEO?

Al principio fue difícil, pues los empleadores preferían a jóvenes “con mejor presentación” (traje y corbata) y procedentes de universidades “con prestigio” (léase privadas). Posteriormente, cuando las universidades empezaron a ser más conocidas, esos empleadores se quejaron de que nuestros alumnos eran “muy presumidos” y preferían irse a otros lados. Al preguntarles cuánto les ofrecían como salario me respondían que lo que era normal (según ellos). Les dije que con esos salarios no podían esperar otra cosa.

En términos generales, nuestros alumnos no tienen problema para encontrar empleo. Unos prefieren quedarse en su tierra, sobre todo muchos de la carrera de Enfermería, quienes dicen que primero tienen que cumplir con sus comunidades. Otros son muy demandados fuera del país, particularmente los de Enfermería y los de las carreras relacionadas con la computación.

También hay un número creciente de egresados en la administración federal del estado de Oaxaca.

 ¿Cómo promueven las universidades del SUNEO la movilidad social?

Ésta es una función esencial de las Universidades Estatales de Oaxaca y su eficacia está determinada por la calidad profesional. Nos aseguramos de que nuestros alumnos reciban una capacitación profesional de alta calidad y una sólida formación, con valores positivos, que los vuelven muy competitivos y les aseguran su inserción en la sociedad. Esto, además de resolver su problema personal, los convierte (lo que es más importante para nosotros) en factores eficaces de transformación social.

En la medida en que nuestras universidades actúan como factores de movilidad individual y de transformación social, han asegurado la estabilidad de la sociedad, que no puede ser estática, sino dinámica.

Estos papeles no se aseguran sólo con la función de enseñanza, sino que se refuerzan con otras funciones como la investigación científica, la difusión cultural, la promoción del desarrollo y la prestación de servicios a las comunidades.

 ¿Qué opina de los ranking internacionales?

Para decirlo claramente, es una farsa gigantesca, una estrategia de mercadotecnia para algunas universidades y un buen negocio para las empresas que los elaboran, incluyendo periódicos nacionales y extranjeros.

Las empresas dedicadas a elaborar ranking han proliferado por todo el mundo y cada una utiliza diversos criterios, que son limitados y diferentes, y llevan a resultados muy distintos, aunque a veces coincidan en algunas universidades. Basta leer la lista de supuestas universidades de excelencia, tanto nacionales como internacionales, para darse cuenta de la falta de seriedad de tales clasificaciones.

En una parte de esas clasificaciones, para ser incluidos, se requiere hacer una inversión que no todas las universidades consideran conveniente. Esto es particularmente cierto para algunos diarios mexicanos, de los que hemos recibido las ofertas de espacios publicitarios y la información de los costos correspondientes.

Rara vez se evalúa la calidad académica terminal y cuando se habla de resultados en realidad se hace referencia a los niveles altos que los egresados de algunas instituciones alcanzan en las empresas, que generalmente son jóvenes procedentes de sectores sociales privilegiados que nacen “con la mesa puesta”. Si de los puestos administrativos se pasa a los de carácter técnico, donde lo que vale es la calidad académica, el asunto es diferente.

En los medios internacionales se han denunciado las prácticas corruptas de universidades que falsifican datos, contratan profesores de prestigio temporalmente, para los periodos de evaluación, y presentan como profesores de planta a simples conferencistas con una tenue relación con las universidades en cuestión.

Frecuentemente se olvida que las universidades son instituciones vivas, que no pueden mantener una calidad uniforme porque ésta depende de ciertas variables, como la calidad de los profesores, que cambia con el tiempo (para bien o para mal), la estabilidad de la propia institución, que puede atravesar periodos de agitación que afectan a su funcionamiento (rectores incompetentes o corruptos, organizaciones sindicales agresivas, movimientos estudiantiles espurios, politización que convierte la cátedra en tribuna, interferencia de gobiernos no democráticos, incrustación de grupos parasitarios que se reparten el presupuesto, y last, but not least, lo que he definido como “mediocratización por sedimentación”, en la cual las sucesivas direcciones van dejando capas de burócratas o académicos mediocres que se perpetúan en sus puestos).

La terminología utilizada respecto a las universidades también induce a confusión. Así, a veces se habla de grandes universidades para referirse en realidad a universidades grandes, que no es lo mismo; universidades importantes, que pueden no ser las de mejor calidad, pero cuya presencia en un país las convierte en fundamentales, mientras que universidades de más calidad, pero pequeñas, no tienen tanta trascendencia. También podría hablar de las universidades de “vamos a…”, que se la pasan anunciando grandes proyectos científicos, pero no llegan nunca a universidades de “hemos…”, que presenten resultados. En fin, podríamos enriquecer el vocabulario “calificatorio” de las universidades con el término de “universidades zombis”, para referirnos a instituciones que hace tiempo perdieron su relevancia y pretenden vivir de glorias pasadas.

¿Cómo debería ser un sistema de evaluación para la educación superior en México?

Para nosotros (SUNEO), el Ceneval es muy importante para la dimensión educativa, en particular con los EGEL, porque además de servirnos para demostrar la calidad de nuestras universidades, también nos sirve para analizar las fallas que podemos tener en las diversas áreas del conocimiento y buscar las correcciones necesarias.

Finalmente, se debe recordar que los procedimientos de medición de la calidad universitaria vigentes abarcan sólo la dimensión educativa y una verdadera universidad es mucho más que eso.

¿Cuáles son los retos actuales para las universidades del SUNEO?

Son múltiples los retos que enfrentamos, pues se trata de un sistema que, tres décadas después de haberse iniciado, sigue siendo un proyecto en construcción. Hay que continuar con la ampliación de la infraestructura y del equipamiento para responder a la creciente demanda. En algunos casos (Universidad de la Costa en Pinotepa Nacional, Universidad de Chalcatongo, Universidad del Istmo en Juchitán y NovaUniversitas en Ocotlán), se debe ampliar la oferta educativa para rentabilizar la infraestructura ya existente y ofrecer un abanico más amplio de opciones educativas.

Hemos tenido un gran apoyo por parte de los gobiernos federal y estatal, en lo que se refiere a infraestructura y equipamiento, pero contradictoriamente se ha congelado la creación de plazas docentes, lo que se ha traducido en una carga de trabajo intolerable para los profesores y en la posibilidad de ampliar la oferta educativa. Debe tomarse en cuenta que nuestras universidades responden a un modelo intensivo de trabajo, que además no se limitan a la dimensión educativa, sino que tienen otras dimensiones socialmente fundamentales, como la investigación científica y las de tipo cultural y promoción del desarrollo, que están produciendo un impacto transformador muy grande en las comunidades.

 ¿Qué opina acerca de la gratuidad en la educación superior pública?

Mi opinión al respecto puede parecer contradictoria a primera vista, pero creo que es totalmente lógica: las universidades no son solamente el instrumento principal para asegurar el desarrollo económico y social de un pueblo, sino que son el único instrumento que garantiza el progreso y la posibilidad de recuperación tras las crisis que aparecen cíclicamente. El desarrollo se puede fomentar a base de inversiones, pero cuando aparece una crisis que paraliza la economía, sea cual sea su causa, la recuperación sólo es posible si hay una población de alto nivel cultural. Un ejemplo claro de ello son Alemania y Japón, que fueron derrotados y destruidos tras la Segunda Guerra Mundial, y que en poco tiempo se situaron a la cabeza de los países desarrollados.

Para asegurar el desarrollo (económico y social) de los países, el único instrumento eficaz es la educación, que tiene que ser de calidad. La inversión en educación y en el terreno más amplio de la ciencia y la tecnología es lo que asegura la independencia y soberanía de los pueblos. Para ser congruentes con las anteriores afirmaciones, hay que llegar a la conclusión de que la educación no es un gasto, sino una inversión, la inversión más rentable y, por ello, debe ser gratuita.

Eso es totalmente verdad en una sociedad igualitaria, en la que las cargas y los beneficios se reparten equitativamente. Pero cuando nos encontramos en una sociedad desigual, con unos pocos ricos y muchos pobres, la gratuidad de la enseñanza llevaría a la paradoja de asegurar educación gratis, con el dinero del pueblo, a los hijos de las clases privilegiadas y eso no nos parece muy justo, así que lo correcto sería tener cuotas diferenciadas, desde las que cubren el costo total, hasta la gratuidad completa y el apoyo con becas de mantenimiento. Las cuotas se deben determinar en función de la capacidad de pago y no sólo del mérito académico, sin perjuicio de mantener un control sobre la calidad. La función del Estado no es otorgar diplomas que sirvan de prueba de conocimientos que no se tienen. Si lo hiciéramos así, estaríamos creando inválidos sociales permanentes.

Acerca del autor

Voces de la Educación
Entrevistas
Ceneval

Deja un comentario


newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

JUEVES 22 JUL

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
A %d blogueros les gusta esto: