Podcast CAMPUS
Al aire

José María Velasco

La obra del pintor constituye un hermoso puente entre ciencia y estética

Un día como hoy, pero de 1912 falleció el más grande paisajista que ha tenido México, -según coinciden los especialistas-, hablamos del mexiquense José María Velasco, un artista en toda la extensión del término, así como acucioso naturalista.  

José María Velasco se sirvió del arte para dar claridad a la ciencia o si se quiere, se valió de la ciencia para brindarnos un arte esclarecedor. Los especialistas Víctor Rodríguez y Andrés Reséndiz, coinciden en que la obra de Velasco por su precisión científica y su contribución a la identidad del territorio nacional, ha sido el más grande paisajista que ha tenido México.

De acuerdo con estudiosos como Víctor Rodríguez, es con José María Velasco como “se inicia la construcción simbólica del Popocatépetl y el Iztaccíhuatl como un elemento de identidad”. De hecho, la obra de Velasco es patrimonio nacional. 

Para Velasco “no existía obstáculo disciplinario para relacionar al arte con la ciencia.

Así colaboró como dibujante en obras científicas y hasta se interesó en iniciar un

registro botánico por su propia cuenta; a la vez, incorporaba en sus paisajes los detalles propios de nuestra vegetación y geología. De esta manera, se sirvió del arte para dar claridad a la ciencia y de la ciencia para dar veracidad al arte”, asegura Reséndiz.

Una parte importante de la obra de José María Velasco, la podemos apreciar en las salas del Museo Nacional de Arte (MUNAL) un espacio excepcional en el centro de la ciudad de México. Se sabe que este genio del dibujo y de la pintura, fue un hombre interdisciplinario, dirigió la Sociedad Mexicana de Historia Natural y fue miembro destacado del Instituto Geológico de México en el Porfiriato.

Quizá pocos identifiquen a este renacentista mexicano, pero fue maestro de pintores del tamaño de Rivera, Montenegro y Atl. “Pictóricamente, los paisajes de Velasco han quedado como íconos de lo mexicano, y constituyen un punto de referencia, pero también un compromiso para las generaciones posteriores de artistas que buscan un camino propio en este género”, consideró el investigador Reséndiz Rodea.

“Al no haber medios como el cine y la televisión, correspondió a la pintura

generar una asimilación de nuestro territorio. José María Velasco fue un pintor que

generó una gran cantidad de imágenes que funcionaron para el Estado como para la

cultura del país, y los elevó en exposiciones universales del último tercio del siglo XIX”,

ha interpretado el especialista Víctor Rodríguez.

A 109 años del fallecimiento de este gran artista mexicano sirvan estas breves líneas para recordar a este pintor que falleció un día como hoy a los 72 años en el norte de la ciudad de México, allá por La Villa, por cierto.

Pero si de la perspectiva multidisciplinar hablamos, estos plumazos de memoria mexica.

Tloque nahuaque. El señor del «cerca» y el «junto»

El conocimiento que se encuentra en una célula aún es inexpugnable. La vida pletórica y ancha vive en su núcleo como los espectros atómicos de todo el organismo devenido, habitante de un mundo ancho y pleno que vive fuera de él, pero que al mismo tiempo es todo su “Ser; como dice el Tao: “Yo y los múltiples fenómenos de la naturaleza son lo mismo”. ¿También los astros? También los astros consideraban los abuelos forjadores de un legado multidisciplinario.

“Uno de los muchos nombres usados por los aztecas para nombrar a Dios era «el Señor, o el Amo o el Dueño del “cerca” y el “junto”». El concepto implica una idea al mismo tiempo simple y compleja: Dios es alguien cercano porque está presente en todas las cosas. Todo lo que nos rodea es Dios, todos los animales, vegetales, rocas y cualquier elemento de la naturaleza son cercanos al individuo. Vivimos entre ellos, convivimos con ellos, los hacemos nuestros. La cercanía que tenemos con todos los elementos del mundo es una aproximación a Dios.” escribe Héctor Grijalba en “Meditación Azteca” y abunda:

“Al mismo tiempo, Dios es «junto». El hombre es uno mismo con Dios, es unidad e identificación. Así como todos los seres mundanos son Dios, el ser humano es también uno de ellos”. Así es como nuestras culturas ancestrales -cual herméticos, consientes del principio de la dualidad- veían en lo bajo también lo alto. 

Acerca del autor

Héctor Martínez Rojas
PERIODISTA

Deja un comentario


newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

25 años de experiencia realizando evaluaciones computarizadas

Nuevo examen de inglés: Excoba/I
Nivel B1

Basado en el Marco Común Europeo de Referencia de las lenguas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
A %d blogueros les gusta esto: