Podcast CAMPUS
Al aire

Chile: Nuevo Gobierno y Objetivos en Educación

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

El ámbito educativo es aún un territorio difícil por años de políticas implantadas por la dictadura

Como se anunciaba en el número anterior, el nuevo gobierno nacional, instalado el pasado día once, ha dado a conocer el diagnóstico y los objetivos con los cuales se ha empezado a operar en materia educativa. Corresponde ahora hacer una referencia a esos últimos, en términos de las declaraciones ya citadas de Marco Antonio Ávila, el nuevo ministro en ese ramo. De lo ahí expresado, entresaco algunos objetivos educativos, referidos a tres de sus subsistemas (básico, parvulario y medio), tal como a continuación se expone:

• Como un sistema altamente exigido, el educativo “debe tener focos específicos”. Esto significa apostar e invertir en el liderazgo educativo, el cual implica la formación de sus cuadros directivos hasta el nivel de escuelas, definir mejores perfiles para los concursos públicos de éstos y el profesorado en general, así como articular los distintos servicios que ofrece el sistema.

• La nueva educación pública (término con el cual se designa a lo que se espera que constituya un nuevo paradigma en ese terreno) debe ser de calidad. Este término, siempre elusivo o impreciso si no se le define en la propia legislación, digo yo, debe tener otra expresión en la política innovadora a la cual se aspira. Según el ministro: “lo que tenemos que hacer es ampliar el concepto y comprender que hay otras formas de calidad. Sí, creemos que hay que avanzar en asignaturas específicas. Pero una escuela que tiene desarrollo deportivo, educación artística, academia de ciencias, idiomas, coro u orquesta, también es una escuela destacada, pero que no aparece en ningún ranking”.

• Dentro de esa “ampliación de concepto” dos nuevas medidas han sido anunciadas por el secretario: a) ajustes a los protocolos relacionados con el Covid, mismos que incluyen como mecanismo esencial la extensión de la extensión de la jornada escolar. Esta jugaría el papel de una modalidad que constituiría una especie remedial o complementaria frente a los problemas de pérdida de aprendizajes producidos por el funcionamiento irregular durante los dos años de pandemia. b) Realizar durante dos semanas, en abril, una jornada nacional de educación no sexista. Esto como una respuesta a “las denuncias realizadas por estudiantes de secundaria, que han sufrido acoso y abuso en el contexto escolar, tanto por estudiantes como profesores”. El estado de cosas en ese nivel educativo es delicado y el gobierno anterior se limitó a presentar ¡siete planes diferentes! para enfrentar la situación, mismos que en palabras del ministro sólo produjeron “una libertad absoluta en esa materia”. Se requiere, agregó, “avanzar en la instalación de una educación sexual integral . . . que necesitamos incorporar en nuestro currículum, en materia de lenguaje, en las interacciones cotidianas que se dan dentro de los establecimientos”. En suma: una educación sexual integral

.• El nuevo gobierno ha hecho un compromiso con la “presencialidad”. Esto significa enfrentar esos dos años de “virtualidad” con una política integral de activación de aprendizajes que considere, también, “elementos de desarrollo social y emocional”. Todo esto debiera traducirse en actividades de orientación, distribución de materiales específicos, hasta llegar al nivel de asignatura (El Mostrador, 20 de marzo).

A estos objetivos, referidos específicamente a dichos subsistemas, se suman los ejes estratégicos orientados a la educación superior del país. Descritos y analizados antes (Campus 931, enero 13, 2022), aquí me limito a enunciarlos: a) condonación universal de deudas estudiantiles; b) reconstrucción y expansión de la educación pública gratuita y de calidad; c) nuevas políticas de acceso y permanencia; d) mejoras en la calidad de las IES; e) educación técnico-profesional para un desarrollo sostenible; f) fortalecer la autonomía universitaria; g) la pandemia y la educación superior (“la educación en línea llegó para quedarse”).

Conclusión: Una nueva izquierda latinoamericana, representada por el gobierno de Boric, ha levantado enormes expectativas en el pueblo chileno. Pero la educación es todavía un territorio minado parcialmente por los muchos años y políticas implantadas por la dictadura. Los gobiernos de la transición, y aún los de Ricardo Lagos y Michelle Bachelet no lograron revertir la situación como en su momento lo ofrecieron. Ahora, esta generación de jóvenes gobernantes, casi todos forjados en la lucha y el liderazgo estudiantil universitario, parecieran estar listos para tomar “el cielo por asalto”. Un asalto con modos democráticos y prudentes. El gobierno está compuesto por un arco iris de partidos que ganaron en nombre de una coalición. El partido del presidente no hace mayoría en el Congreso. De ahí el ingrediente de la prudencia para ir avanzando y, ahora sí, superar los obstáculos que han impedido el pleno desarrollo de la educación nacional.

Carlos Pallán
Ex secretario general ejecutivo de la Anuies | capafi2@ hotmail.com

Deja un comentario

newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

A %d blogueros les gusta esto: