Anuies: Medio siglo de la Revista de la Educación Superior / I

Nacida en los setenta, la publicación acompañó a una reforma sustancial para todo el sistema educativo, impulsada también por la misma asociación

El tiraje regular en sus inicios era de 10 mil ejemplares.

En el mes de julio de 1972 la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior puso en circulación el primer número de esa publicación. Se trataba, en lo esencial, de una iniciativa con la que esa organización ofrecía un nuevo servicio a sus instituciones afiliadas y a todo el subsector en el país. Así, como se lee en la presentación de ese número, la Revista de la Educación Superior (RESU), con una periodicidad trimestral, “pretende propiciar un mejor conocimiento de la función de la educación superior, una mayor comunicación entre quienes participan en esta función y un incremento de las relaciones institucionales”.

Se acababan de superar tiempos difíciles para la educación superior del país. El gobierno del presidente Díaz Ordaz, no obstante vivirse los mejores momentos del llamado “milagro mexicano” (6.8 por ciento de crecimiento anual promedio de la economía), los subsidios federales para las universidades no se incrementaron. Además, conflictos políticos enormes, ejemplificados en la intervención militar en las universidades de Michoacán (1966) y Sonora (1967). A pesar de todo ello, desde 1966 Anuies empezó a desarrollar acciones con la mira puesta en la renovación de la educación superior del país, con el decidido apoyo de la UNAM. El cambio de sexenio, en 1970, trajo una modificación en esa situación. Por un lado, el gobierno federal lanzó una reforma sustancial para todo el sistema educativo; por otro, tomaba las acciones ya diseñadas por la Anuies como parte de esa renovación. Además, se otorgan subsidios (de los 912 millones de 1970 se pasó a 6 mil 240 en 1976) que compensaban a todo el subsector —pero principalmente a las universidades— de la carencia de apoyo del gobierno anterior.

Un seminario organizado por la Anuies (en 1969), luego transformado en libro (La planeación universitaria en México, ensayos) indicó varios de los caminos por los que podía transitar la educación superior del país y la propia UNAM. Luego, desde principios de 1970, Anuies dio a conocer un estudio fundamental: El diagnóstico preliminar de la educación superior. A partir de ahí, sabiendo donde radicaban las principales fallas del subsector fue posible trazar los grandes objetivos que se procurarían, identificando las medidas correspondientes para conseguirlos (Declaración de Villahermosa, abril de 1971, y Acuerdos de Toluca, agosto de 1971. Se trataba de lo que en ese primer número de la revista, y para resumir, se identificaban como las “dos exigencias” de dichos niveles educativos: a) “la satisfacción de una demanda creciente”, es decir, el incremento en las matrículas de ese nivel; b) “la urgencia de renovar sistemas que ya no responden a las características de nuestro tiempo”, en otras palabras, elevar la calidad del servicio educativo.

Aquellos subsidios del gobierno federal fluyeron también a la Anuies. Se transformaron en dos importantes y bien dotados programas, inéditos en la política educativa nacional: a) uno de becas para estudios de posgrado, destinadas al personal académico de las IES; b) otro de apoyo a proyectos relacionados con el desarrollo de las funciones básicas de las IES, incluyendo innovación, planeación y renovación de la estructura organizativa. Cada uno de estos programas tuvo un financiamiento de 25 millones, un monto muy significativo para la época. Desde luego todo esto se enmarcaba en lo que Anuies ya tenía definido como indispensable para el mejoramiento de las casas de estudio, pero también con la ya en marcha reforma educativa del gobierno federal. Ese nuevo financiamiento alcanzó para nuevas actividades de la Asociación, entre ellas lo que fue un vasto y novedoso problema editorial, incluyéndose dentro de él la RESU, cuyo tiraje inicial en aquellos tiempos fue de 10 mil ejemplares ¡Insólito para los actuales! Continuará la próxima semana.

Posdata: El domingo pasado falleció, en Aguascalientes, el ingeniero Héctor Ulises Leal. Rector de la Universidad de Nuevo León en 1971, su administración sufrió los embates del gobierno estatal de la época. Una nueva Ley Orgánica, confeccionada al vapor por el ejecutivo de la entidad federativa, y aprobada por consigna por el Congreso, lo puso fuera de ese cargo, nombrándose a un militar en su lugar. El conflicto se salió de los límites estatales y el gobierno federal y el Consejo Universitario le dio su apoyo al rector legítimo. El gobierno federal tuvo que intervenir: forzó la renuncia del gobernador y del rector. Unos cuantos días después, en apoyo a la causa de la Universidad de Nuevo León, se celebraba la primera gran manifestación, después del 68, en la Ciudad de México. Era el día del jueves de Corpus de 1971.

Sobre la firma
Ex secretario general ejecutivo de la Anuies | capafi2@ hotmail.com | Web

Deja un comentario

newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

A %d blogueros les gusta esto: