Podcast CAMPUS
Al aire

Regla de tres 936

Huelga en la UAEMor, revisión financiera en la UADY y más

Muy inoportuno. El estallamiento de la huelga en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEMOR) no cayó bien en el ánimo de las autoridades universitarias y mucho menos entre la comunidad de esa institución. Los trabajadores administrativos decidieron interrumpir actividades ante la falta de un acuerdo en torno al incremento salarial. El problema es que eligieron un momento muy desafortunado frente al escenario presupuestal que ha castigado a las universidades públicas del país con mayor severidad en los últimos tres años. La exigencia de 10 por ciento de aumenta duplica por mucho los alcances financieros de la UAEMOR para este rubro. Prolongar demasiado esta postura solo va a generar mayores rezagos económicos y, al final, serán días perdidos ante un pliego petitorio inalcanzable.

Más claro no se puede. Y es que el rector de la UAEMOR, Gustavo Urquiza Beltrán, lo planteó con todas sus letras. Más allá de la situación económica de los empleados universitarios, la situación financiera de la universidad no está en condiciones de incrementar el salario a ese nivel porque no hubo incremento ni a nivel federal ni estatal. Y fue más allá para que no queden dudas. La instrucción por parte de la federación, era ofrecer el 3.5 por ciento de incremento salarial. Y aun así la UAEMOR hizo un esfuerzo adicional y llegó a ofrecer cuatro por ciento. No es capricho de las autoridades, es la línea que debe seguirse desde las oficinas hacendarias, como ha sido siempre, aunque ahora, el agua llega más al cuello.

En alerta. Por cierto, en torno a estas dificultades financieras, la subdirección general de educación superior de la SEP, a través del Comité Técnico conformado por la citada subdirección general; la dirección general de Educación Superior Universitaria e intercultural, de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies) y la Asociación Mexicana de Organos de Control y Vigilancia en Instituciones de Educación Superior A.C (AMOCVIES), presentó una revisión de la situación financiera de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY). Y aunque estima que no enfrentará una situación de déficit financiero para el corto plazo, advierte que de no tomarse medidas preventivas en los próximos años enfrentará mayores problemas para cubrir sus obligaciones. Los focos están encendidos.

Mala planeación. El reporte establece que gran parte del problema proviene de la ampliación de la matrícula y de programas académicos que ha estado disociada de la evolución del presupuesto que le han otorgado a la casa de estudios, ya que éste no ha crecido acorde al crecimiento. Mientras que la matricula atendida creció 10 por ciento de 2016 a 2021, el presupuesto público disminuyo en términos reales en un 4.5 por ciento. Limitaciones que pudieran ser más complejas, si es que la UADY no hubiera implementado todas las medidas financieras con relación a los contratos colectivos para enfrentar la disminución real del subsidio público y de manera muy especial las medidas de austeridad implementadas.

Rumbo al cambio. Hace unos días, en la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), el exrector de esta institución, Gabriel Estrella Valenzuela, asumió la presidencia de la Junta de Gobierno de esta casa de estudios. Queda al frente del máximo órgano universitario en esta recta final del rectorado de Daniel Octavio Valdez Delgadillo, quien concluye su gestión en menos de un año. Importante responsabilidad va a recaer en Estrella Valenzuela, quien estuvo al frente de la UABC de 2006 a 2010. Valdez Delgadillo va a trabajar con denuedo estos meses que le restan para dejar en muy buena posición a la UABC. La comunidad universitaria respalda y reconoce su trabajo y seguramente lo hará con la responsabilidad que le confiere el cargo.

Buen ensayo. Allá en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), hace apenas unos días, la rectora Lilia Cedillo Ramírez presentó el proyecto y la plataforma para la integración del Plan de Desarrollo Institucional (PDI) 2021-2025, el cual busca incluir las propuestas e iniciativas de estudiantes, docentes, trabajadores administrativos y de servicios activos, además de jubilados, egresados y sociedad en su conjunto para conducir el rumbo de la universidad. Como ocurre en estos casos, el rector busca aglutinar esfuerzos y construir una plataforma de interés común para desempeñar su gestión. La presentación de iniciativas y propuestas arrancó el pasado 8 de febrero y concluye el 22 de este mes. Lo novedoso de esta iniciativa es que la rectora optó por abrirla también a las autoridades educativas.

Postura incluyente. Bajo ese contexto, la voz de Carmen Enedina Rodríguez Armenta, directora General de Educación Superior Universitaria e Intercultural de la Secretaría de Educación Pública (SEP), será tomada en cuenta. Una aportación que no debe ser desaprovechada debido a que la funcionaria ha trabajado muy de cerca con las universidades públicas estatales y ha seguido de cerca su trayectoria en estos años. También se espera la participación de Juan Pablo Arroyo Ortiz, subsecretario de Educación Media Superior, para apuntalar este Plan de Desarrollo Institucional que deberá ser la punta de lanza para construir lo que viene en la BUAP, por encima de intereses que solo buscan frenar la influencia que tiene la institución en el plano local y nacional.

Deja un comentario

newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

A %d blogueros les gusta esto: