Suplemento Campus

Editorial 18 aniversario de Campus

Salvador Medina

Salvador Medina

Director Editorial de Campus Milenio

salvador.campus@gmail.com

Nuestro fundador, Jorge Medina Viedas (1945-2018), siempre creyó en el poder transformador de la universidad.

Repensar la Universidad es repensar el mundo

A 18 años de Campus recordamos a nuestro fundador, Jorge Medina Viedas, quien sabía que en la universidad están las respuestas a los grandes temas nacionales

Son ya 18 años de Campus. Es complejo dimensionar lo que significa este suplemento para tantas personas, pero sobre todo para quienes formamos parte de él. Se trata de una entidad cambiante, que se adapta, que crece, se reinventa. Pero que, al final de todo, sirve para reflexionar acerca de la educación de nuestro país.

No tuve la fortuna de estar aquí desde el principio. Pero Jorge Medina Viedas, su fundador, dejó un rumbo claro y firme de lo que habría de ser siempre su destino.

El jueves 11 de enero de 2017 escribió en este espacio que la educación tiene que ver con todo.

“Sin pretensiones, empecemos de lo general a lo particular: hay enfermedades físicas  como enfermedades sociales hasta hoy incurables, cuya incidencia se atenúa a través de  los magnos avances  tecnológicos en otras ramas de las ciencias físicas y naturales, opacadas a  su vez  a la visión crítica por la vorágine del consumismo y la labor persistente de los grandes medios de comunicación y las redes sociales que avasallan los posicionamientos racionales, restando importancia a la cultura humanista, arma fundamental para persuadir al hombre del canon de los valores, ahora sumidos en la más grave falta de significación sobre todo en la juventud”.

“Se avanza a pasos agigantados en la mecatrónica o en la aeronáutica pero el cáncer,  el sida, el párkinson, la arterioesclerosis múltiple, la fibrosis pulmonar, y otras dolencias, siguen siendo males letales del ser humano, para los cuales los laboratorios farmacéuticos ejercen sin piedad la leyes voraces del mercado, privilegiando el mantener vivo al enfermo, que curarlo, que no es lo mismo”.

“Es fácil encontrar el paralelismo de los males fisiológicos con los padecimientos sociales como la injusticia y la desigualdad, si se da cuenta de los miles de millones de pobres desparramados por el mundo como resultado de la distribución de los recursos materiales en sociedades en las que unos cuantos poderosos decidieron modular bajo el formato de un capitalismo naturalmente imperfecto y por algunos bien catalogado como ‘salvaje’”.

El texto bien lo pudo haber escrito el jueves 8 de octubre de 2020. Llama la atención no la pertinencia sino la capacidad de reflexión. Eso pasa cuando se está cerca de las universidades. En ellas están las respuestas a los grandes temas nacionales, a los dilemas que aquejan a las sociedades, a la imperante violencia, al amenazante cambio climático. La educación es una respuesta al caos.

Esta edición de aniversario, la 870 en la historia del suplemento, es fiel testigo de ello.

En las plumas aquí recolectadas, en el conocimiento que emana de sus amables y gentiles colaboradores, que responden siempre al llamado de sus editores, está un mapa de ruta. Está en esta edición y en las 869 anteriores. Porque las universidades de este país son siempre una buena apuesta. La educación siempre será una buena apuesta.

En el número 700 de Campus, Jorge Medina escribió que “contar con grandes universidades e instituciones de educación superior es fundamental para enfrentar los años por venir. Tenemos confianza que  los siguientes serán también de las universidades y los politécnicos, de los institutos y de los centros educativos que pueblan el territorio nacional”.

Desde entonces, la lucha por una educación superior pertinente, de calidad y al alcance de más mexicanos, ha sido constante. En las aulas de las universidades se forja el país del futuro. Ese que siempre hemos creído merecer.

En su aniversario 18, la misión de este suplemento sigue tan clara como en un principio. Campus tiene con la enorme fortuna de contar con las voces más claras y notables del mundo educativo. Sus columnistas han tenido siempre su dedo en el pulso de una nación voyante y en continua reconfiguración.

Campus se ha adaptado a ese cambio, priorizando siempre poner al alcance de más personas lo que aquí se publica, que es la voz de nuestras universidades. Conscientes de que el espacio semanal no abarca toda la información que se genera en ellas, hemos puesto particular atención al sitio suplementocampus.com, un esfuerzo de Vanessa Medina, que continúa construyéndose para estar a la altura de nuestros tiempos.

“Vivir del pasado o inmersos en su pasividad, puede no ser aconsejable. Nos puede hacer desatinar. Pero el pasado, sí que nos instruye. Si aceptamos sus enseñanzas, si queremos transitar hacia el futuro con armas y bagajes recogidas en aquellos momentos dignos de recordar, resulta un recurso útil”.

Jorge Medina Viedas dejó un trabajo extenso que nos ha servido desde antes de su partida y que pone expectativas enormes sobre quienes mantenemos el suplemento al que tantos años dedicó. Esperemos que esto sea algo de lo que esperaba de nosotros.

Como parte del equipo editorial, quiero agradecer a Adrián Loaiza, director de Medios Impresos de Grupo MILENIO, a Regina Reyes Heroles, a Javier Chapa, Melissa Ibarra y a todas las personas de nuestra casa editorial.

Las firmas aquí contenidas, de un extenso y talentosísimo grupo de colaboradores, representan para mí la confianza depositada en el suplemento y en su equipo editorial. Agradezco infinitamente a Vanessa, Marion Lloyd, Adrián Acosta, Juan Domingo Argüelles, Alejandro Canales, Humberto Muñoz, Carlos Pallán, Carlos Reyes, Ricardo Reyes, Roberto Rodríguez, Héctor Martínez Rojas y los colaboradores que se suman como Eduardo Backhoff, Sylvie Didou, Hilda García-Pérez, Yolanda Gayol, Otto Granados Roldán, Francisco Marmolejo, Francesca Munda Magill, Ma. Teresa Nicolás Gavilán, y Rubén Rocha Moya.

Nos debemos a las universidades, a los rectores que ponen su confianza en nosotros, a los directores de comunicación, reporteros, jefes de prensa.

Con Campus he recorrido el país para hablar con investigadores, profesores, rectores y rectoras, estudiantes, incontable personal académico que hace, literalmente, que el país se siga moviendo. En las instituciones de educación superior está la pieza de ese rompecabezas que no hemos logrado  visualizar por completo. Es hora de escucharlas y ponerlas en el lugar que se merecen.

Por 18 años de Campus. Que vengan muchos más.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
Print
WhatsApp
(Visited 155 times, 1 visits today)

Deja un comentario

[aweber listid=5420252 formid=733328843 formtype=webform]

COMENTARIOS

Nos gustaríaconocer tus sugerencias o comentarios sobre el sitio.