El desarrollo de la farmacogenética es pieza fundamental de la medicina personalizada: especialista de la UAM

Marisol López López fue nombrada Profesora Distinguida por el Colegio Académico de la UAM

La investigadora identificó una mutación particular en individuos con enfermedad de Alzheimer en población mexicana.

Las perspectivas de desarrollo de la farmacogenética están en la medicina personalizada; sin embargo, debe considerarse que ésta sólo es crítica en algunos fármacos que pueden llevar a los pacientes a presentar reacciones adversas severas o a ineficacia en la actividad terapéutica, indicó la doctora Marisol López López, quien fue nombrada Profesora Distinguida por el Colegio Académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Investigadora del Departamento de Sistemas Biológicos de la Unidad Xochimilco desde 1981, la doctora López López explicó en entrevista que la farmacogenética está orientada a estudiar las bases genéticas que influyen en la respuesta individual a una terapia farmacológica; “no todos respondemos de la misma forma a un medicamento y los tres escenarios posibles son eficacia, ineficacia o presentación de reacciones adversas que pueden ser leves, moderadas o incluso letales”, apuntó.

Si bien la tendencia en este campo de conocimiento se encamina hacia una medicina personalizada, en el caso de esos fármacos, es necesario que primero se haga un perfil genético, de manera que oriente la prescripción en cuanto al tipo de medicamento y a su posología (dosis) “y hacerlo desde un principio, no esperar a ver si funciona bien o no en ese individuo”.

Interesada en los temas científicos desde la infancia “la doctora López López pensó en algún momento que su vocación estaba en la astronomía “porque me gusta observar la luna, los planetas y todo lo que tiene que ver con esta área”, pero la primera vez que entró a un laboratorio de química cambió de opinión y decidió dedicarse a Química Farmacéutica Biológica en la Universidad Nacional Autónoma de México, para luego orientarse, a nivel de posgrado, a la Biología Molecular, la Genética y la Bioquímica.

Desde el doctorado dirigió sus líneas de investigación hacia las anomalías de la diferenciación sexual en el humano y después al análisis genético de padecimientos psiquiátricas y neurológicas como las enfermedades de Alzheimer y de Parkinson, la epilepsia, la esquizofrenia, la depresión y la enfermedad de Huntington, entre otras.

Respecto a la de Alzheimer precisó que es la demencia más común y es relevante la cantidad de gente que hoy la padece y de la que la desarrollará en las próximas décadas debido al aumento en la esperanza de vida, ya que aunque no hay una relación directa, la incidencia se incrementa con la edad.

La mayoría de casos es esporádica lo que quiere decir que no hay una historia familiar positiva, pero una minoría es debida a mutaciones en genes, es decir, son claramente genéticos de herencia mendeliana y esas ocurrencias tienen una edad de aparición antes de los 65 años y puede haber personas de 30 o 40 años que presenten el padecimiento.

“Lo que hemos hecho en mi grupo de indagación va en dos sentidos”; por un lado, en la parte genética estudiar qué mutaciones hay en la población mexicana en particular, lo que es muy importante para fines de diagnóstico y, por otro, en cuanto a farmacogenética, indagar sobre los factores genéticos y ver qué influencia tienen en la respuesta a los fármacos que se usan para tratar las enfermedades neuropsiquiátricas mencionadas anteriormente.

Un resultado de estos estudios fue la identificación de una mutación muy particular en individuos con enfermedad de Alzheimer en población mexicana que no se había descrito en el resto del mundo.

La actual responsable del Laboratorio de Genética Molecular dijo sentirse honrada, agradecida y contenta por la distinción, pero también con renovado compromiso “por seguir adelante, dando lo mejor de mí en el trabajo que como académica desempeño en la universidad”.

Sobresaliente en su actividad como docente, investigadora y formadora de recursos humanos de licenciatura, maestría y doctorado, la doctora López López expresó que la enseñanza le ha dado grandes satisfacciones, porque cuando “recuerdo a mis profesores y en qué los hizo ser tan buenos, pienso que me gustaría parecerme a ellos; pero también he aprendido y sigo aprendiendo mucho de mis alumnos y de mis colegas”.

En sus 50 años la UAM ha realizado aportaciones significativas a la ciencia y aunque “yo vine a una universidad muy joven en la que había que picar piedra y muchísimo por hacer”, representó un gran reto, y hoy “siento una gran satisfacción por haber contribuido y seguir apoyando la consolidación de una institución cada vez más prestigiosa y reconocida”.

Deja un comentario

campus
newsletter

Recibe en tu correo electrónico la edición semanal de Campus todos los jueves. 

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

A %d blogueros les gusta esto: