Podcast CAMPUS
Al aire

Regla de tres 918

José Alfredo Romero Olea es el nuevo rector de la UAGro.

La persecución contra la ciencia, la respuesta universitaria y las sucesiones rectorales en UAM y UAGro

No es asunto reciente. La persecución sin sentido que se ha hecho desde el gobierno federal contra un grupo de académicos, científicos e investigadores, cuya trayectoria se han ganado a lo largo de años de trabajo, no es un asunto tan nuevo como parece. Si acaso, apenas se decidió desde la autoridad, tantear el terreno con la denuncia penal. Pero la persecución y el acoso comenzaron desde que inició la actual administración. Las amenazas para no abordar temas álgidos que contravinieran los proyectos y postulados ideológicos de quienes ahora conducen el mermado y golpeado aparato científico del país, llegaron para amedrentar. Pocos han sido los que han desafiado esa regla no escrita por el actual régimen. Y quienes han dicho las cosas como son, en distintos foros y sin quitar el dedo del renglón, son sometidos a la persecución mediática construida desde el imaginario gubernamental.

Bastan cuatro ejemplos. En estas páginas hemos tenido la fortuna y el gusto de contar, en diferentes momentos, con la opinión de Enrique Cabrero Mendoza, ex director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt); de Julia Tagüeña, quien fuera coordinadora general del Foro Consultivo, Científico y Tecnológico (FCCyT); Gabriela Dutrénit Bielous, también excoordinadora general del foro; y Luis Mier y Terán, quien fue integrante del Comité de Ciencias Exactas para la evaluación de becas de posgrado al extranjero y posgrados de excelencia, en el Conacyt. Todos ellos han hecho considerables contribuciones al país, y todos merecen el reconocimiento por sus logros. Sus planteamientos y propuestas siempre han sido fundamentales para enriquecer el debate en torno a la ciencia que se hace en este país. Y con este enfoque debiera reconsiderarse esta insistencia oficial por colocarlos como elementos incómodos e integrantes de una red de delincuencia que no se sustenta en lo más mínimo.

Minimizar el impacto. La ciencia en este país reclama propuestas, inversión y una visión muy acertada y visionaria para explotar la capacidad de nuestros científicos. Errar en estas instancias puede ser demasiado riesgoso. Y desde aquí, también, el apoyo a la labor encomiable que han desempeñado siempre. En la lista que se hizo pública también vemos nombres como María Dolores Sánchez Soler fue directora adjunta de Posgrado y Becas del Conacyt; José de Jesús Franco López, expresidente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC); ambos ligados a instituciones de educación superior de sobrada capacidad como el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Por donde quiera que se le vea, se trata de miembros de una comunidad que, financieramente no ha sido apoyados como esperaba y en cambio ha tenido que batallar con los estertores de un modelo científico retrógrada que no aspira a la innovación. Y si ya se abrió la puerta de la confrontación frontal, no será el último intento para seguir minando las reservas y resistencias que buscan un desarrollo de la ciencia con seriedad.

Buena ruta. Esta semana en la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) ha sido de intensa actividad rumbo a la sucesión rectoral en la institución. El pasado martes concluyó el registro de aspirantes a la rectoría. Y es un hecho que hoy, en esa lista rumbo a la recta final estará Dolly Espínola Frausto, actual directora de la División de Ciencias Sociales y Humanidades. Llega con el compromiso, capacidad y entrega que la ha distinguido a lo largo de su carrera y trayectoria universitaria. Espínola aspira, con un respaldo inmejorable a suceder en el cargo a Fernando de León González, quien concluye su gestión en los próximos meses. Su liderazgo podría venirle bien a la UAX Xochimilco para continuar con el camino de calidad que ha trazado. Pero sin duda que Espínola Frausto podría ser una voz muy sólida para enfrentar temas tan complejos como la reducción presupuestal a las universidades públicas y sentar las bases de un buen contrapeso desde la trinchera universitaria.

Atrás interinato. En la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), José Alfredo Romero Olea, quien fungía desde hace unos meses como rector interino, rindió protesta ya como rector de manera oficial para el periodo 2021- 2023. Además de estos meses operando ya como encargado de la institución, cuenta con la experiencia de haber sido secretario general universitario. Así que, al menos desde esa perspectiva, no hay pretexto para entrar de lleno a resolver los varios prolegómenos que enfrenta esta universidad pública, considerada como una de las más rezagadas del país.

Acerca del autor

Deja un comentario


newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

25 años de experiencia realizando evaluaciones computarizadas

Nuevo examen de inglés: Excoba/I Nivel B1

Basado en el Marco Común Europeo de Referencia de las lenguas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
A %d blogueros les gusta esto: