Miguel León Portilla, sabio, de energía constante y ánimo creativo inquebrantable: Homenaje en el Colegio Nacional

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

El Colegio Nacional rindió un Homenaje luctuoso a Miguel León Portilla con una mesa coordinada por el colegiado Eduardo Matos Moctezuma

Sabio, de energía constante y ánimo creativo inquebrantable, capaz de engarzar de manera genial el español y náhuatl, de agudeza punzante y humor crítico; pero, sobre todo, un pensador que imaginó y soñó con un México nuevo en el que las lenguas y culturas indígenas formaran parte de una nación incluyente, así fue recordado don Miguel León-Portilla, en una ceremonia coordinada por Eduardo Matos Moctezuma, miembro de El Colegio Nacional.

El acto, que se realizó de manera presencial este miércoles 23 de marzo, con transmisión en vivo a través de las plataformas digitales de la institución, contó con la presencia de los colegiados Vicente Quirarte, presidente en turno; de Javier Garciadiego, también miembro de la Academia Mexicana de la Historia, y de Felipe Leal, miembro del Seminario de Cultura Mexicana. Asimismo, asistieron Elisa Speckman, del Instituto de Investigaciones Históricas, de la UNAM; Gonzalo Celorio, de la Academia Mexicana de la Lengua; el escritor náhuatl Natalio Hernández, y de la lingüista Ascensión Hernández Triviño, viuda del filósofo e historiador.

Para iniciar el homenaje al autor de Visión de los vencidos, fallecido el 1 de octubre de 2019, Vicente Quirarte afirmó que León-Portilla “fue un hombre de palabra, en el pleno sentido del término: la defendió, la honro, la enalteció y la dejó en nuestras manos”.

“Fue nuestro privilegio disfrutar muchos años de su generosidad y su enseñanza. Su constante energía y ánimo creativo quedan demostrados en los proyectos diariamente concebidos, llevados a cabo en su cubículo o en su eterna mesa de trabajo”, dijo el escritor, antes de conceder la palabra al arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma.

“Miguel caminó por los amplios caminos de las palabras, siempre acompañado de Ascensión Hernández Triviño, su esposa, supo engarzan de manera genial el español y el náhuatl, cada una con su historia milenaria a cuestas, su obra no deja de admirarnos y sus palabras perduran a lo largo del tiempo”, afirmó Matos Moctezuma.

Después, en su calidad de directora del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, Elisa Speckman recordó que León-Portilla perteneció durante toda su vida académica a esa institución. “Fue miembro del Instituto durante 63 años, ingresó en 1957 con el propósito de crear el Seminario de Cultura Náhuatl”. Su labor, sin embargo, fue más allá.

Durante 12 años fue director, de 1963 y 1975, y “durante su gestión se convirtió en un verdadero centro de investigación”. Además de replantear las labores que debían llevarse a cabo y poner orden entre los miembros, reforzó la planta académica, creó la figura de becarios, creó la tres revistas que se siguen editando, entre otras muchas acciones, apuntó la historiadora.

Y es que, como afirmó el historiador Javier Garciadiego, presidente de la Academia Mexicana de la Historia, Miguel León-Portilla “fue un hombre de gran calidad intelectual y un hombre positivo y propositivo, que sumaba, por lo que numerosas asociaciones buscaron incorporarlo, querían su membresía, hacerlo suyo, contar con su colaboración, tenerlo cerca, aprovechar su capacidad de trabajo, beneficiarse de su ánimo emprendedor, de su sabiduría, y de su buena naturaleza, generosa y solidaria”.

A la Academia Mexicana de la Historia, ingresó en 1970, con 44 años, para ocupar el sillón 17. Con 25 honoris causa, al historiador no sólo le importaba sumar encargos: “fue un hombre generoso que comprendió sus tiempos. Cuando su salud comenzó a menguar, decidió, con gran sabiduría y cabal generosidad, dejar su silla y pasar a ocupar la categoría de miembro emérito. Era septiembre de 2015 y alegó que en los dos últimos años su actividad había sido limitada debido a lo avanzado de su edad”.

Durante la jornada, seguida de manera virtual por otros miembros de El Colegio Nacional, el escritor indígena Natalio Hernández afirmó que el verdadero homenaje para Miguel León-Portilla es “empezar a transformar nuestro actual sistema educativo que se caracteriza por ser homogéneo lingüística y culturalmente, desde que se creó la Secretaría de Educación Pública en 1921”.

Se requiere, agregó, “incluir las lenguas y culturas indígenas como ejes transversales, solo de esta manera nuestras lenguas ancestrales podrían ser conocidas y apreciadas”. Hernández dijo que era un hombre “convencido de que la diversidad enriquece a la sociedad. En mi opinión, esta es la gran tarea que nos dejó nuestro sabio Miguel León-Portilla antes de partir hacia el Tlalocan, lugar de la abundancia, convertido en colibrí dada su condición de guerrero del conocimiento”.

Por su parte, como director de la Academia Mexicana de la Lengua, el escritor Gonzalo Celorio recordó que León-Portilla ingresó a la institución en 1962, con 36 años. A lo largo de 53 años de permanencia “supo adentrarse en la cultura de los antiguos mexicanos, preservarla en la memoria y traerla hasta nuestro presente”.

Su erudición, agregó, “transitaba de la sentencia lapidaria al humor crítico, de la agudeza punzante a la carcajada satisfecha. Conocedor de su palabra, León-Portilla dedicó su vida al estudio de la cultura náhuatl y de otras culturas mesoamericanas”.

El arquitecto Felipe Leal, también miembro de El Colegio Nacional y presidente del Seminario de Cultura Mexicana, recordó el humor que siempre conservó el espíritu del autor de La filosofía náhuatl estudiada en sus fuentes. León-Portilla fue “un hombre que cultivó su inmenso saber con sentido del humor, rasgo esencial de su inteligencia”.

Al Seminario ingresó el 6 de octubre de 2009. El arquitecto recordó, además, la lectura esencial en que se ha constituido Visión de los vencidos y el tono sarcástico y ácido con el que el defensor de las lenguas indígenas tomó la idea, jamás llevada a buen puerto, de ponerle su nombre a una calle de la colonia que lo vio nacer: “dejen que me cambie al paseo de la Reforma”, respondió cuando llegó el planteamiento. En su lugar, una calle de Zapopan, Jalisco, si lleva su nombre.

“Esta casa era una de sus moradas”, dijo Hernández Triviño acerca de la relación que León-Portilla estableció con El Colegio Nacional. “A la institución ingresó un día como hoy del año 1971, y desde entonces, la vida de Miguel ha sido fecunda y feliz. Aquí venía los lunes primeros de cada mes con verdadero entusiasmo, dialogaba con sus colegas a los que admiraba y con ellos discutía los grandes temas, proponía soluciones, en el auditorio se comunicaba con los oyentes que le escuchaban y le seguían; desde aquí, su palabra se difundía en un público que le oía, un público que influía en la opinión del país.”

“Yo nací en una familia de clase media, tradicional, debo decirlo, y me alegra que haya sido tradicional. Yo nací, curiosamente, en la esquina de la calle de Cedro y Sor Juana Inés de la Cruz, en la colonia Santa María la Ribera, y ya de niño me crie en la calle de Joaquín Icazbalceta, un gran historiador, un poquito así como el destino, el tonalli”, se escuchó decir al propio León-Portilla en un video que antecedió la mesa.

Por la proyección desfilaron las opiniones de colegiados e intelectuales externos como José Rubén Romero Galván, Juan Villoro, Antonio Lazcano, Ángeles González Gamio, Natalio Hernández, Concepción Company, Mardonio Carballo, Eduardo Matos Moctezuma, Luis Fernando Lara, Diego Valadés, José Sarukhán y Álvaro Matute, entre otros.

“Mi vida ha estado dedicada a mostrar la riqueza del mundo indígena y la injusticia crónica de que han sido objeto, es la antorcha que tuvo el otro, que me la dio y que yo la quiero pasar, ese es mi destino, eso es lo que quiero, recibir la antorcha, procurar que no se apague y pasarla a otros”, recordó el video homenaje.

Durante la ceremonia fue develado el retrato de Miguel León-Portilla, obra elaborada por la pintora Lucinda Urrusti, quien también creó los cuadros de los colegiados Ramón Xirau y Octavio Paz.

El Homenaje Luctuoso a Miguel León Portilla se encuentra disponible en el canal de YouTube de la institución: elcolegionacionalmx.

Acerca del autor

Deja un comentario

https://assets.aweber-static.com/aweberjs/aweber.js

newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

Konrer Gallery Presents

Edición 954

mañana

A %d blogueros les gusta esto: