Crisis Ambiental: Educación y Vida

Las universidades no están cumpliendo integralmente con su cometido social de difundir y fomentar el cuidado del planeta, acciones que deberían ser primordiales en todas las casas de estudio

La problemática se abordó en una reunión en honor a José Sarukhán.

Hay un problema fundamental en los procesos educativos de los días de hoy. Este se refiere a la escasa presencia que tiene el tema relativo al medio ambiente. La necesidad de cuidarlo, a partir de un cierto conocimiento y sensibilidad, debería ser una prioridad de políticas públicas. Es necesario, absolutamente necesario, emprender acciones que permitan “cuidar el planeta”. Y estas acciones deben estar presentes en todos los sistemas educativos de los países, incluyendo las universidades. ¿Qué hacer? Habría muchas potenciales acciones para ello, pero una al alcance, situada en el propio quehacer educativo, sería fundamental: contribuir a ese conocimiento y percepción con estudiantes y ciudadanía en general. Otra, subordinada: cómo hacerlo. En estas líneas se apunta una sugerencia.

Lo anterior es un resumen de memoria (ese “centinela del espíritu” a decir de Shakespeare que, sin embargo, no siempre nos resulta fiel) de una reunión y parte de lo que ahí se dijo, verificada la semana pasada. Con la magia organizativa de Patricia Ganem fue ofrecido un desayuno en honor del Dr. José Sarukhán. Sus contertulios fueron una veintena de personas representativas de instituciones y dependencias con las que él ha interactuado a lo largo de su trayectoria profesional, como rector de la UNAM, titular de la Comisión Nacional de la Biodeversidad (Conabio) y las varias organizaciones oficiales y de la sociedad civil con las que ha colaborado con carácter honorario.

El tema principal ahí abordado se derivó de la intervención inicial del propio homenajeado: a) las universidades no están cumpliendo integralmente con su cometido social; b) éste se encuentra inscrito normalmente en sus leyes orgánicas o en la Misión y Visión institucionales; c) empero, en dicho contenido no suele contemplarse específicamente el de esparcir el conocimiento y la conciencia sobre la importancia del medio ambiente y el cuidado que debe tenerse (en las políticas públicas y en el actuar individual) para preservarlo y mejorarlo; d) no se trata sólo de un asunto especializado, de biología, ecología o bioética, que tienen sus campos muy bien delimitados; e) se trata de “salvar el planeta”. Este sobrevivirá finalmente a todo lo que pase, pero no la vida y la naturaleza de la cual formamos parte los humanos.

¿Qué hacer ante tal panorama? Varios de los concurrentes expresaron ideas a ese respecto. Uno de ellos, Eduardo Bohórquez, cabeza de Transparencia Mexicana, ahondó en ese diagnóstico. Efectivamente, el tema se extiende a la formación de las nuevas generaciones, a lo largo y lo ancho de todo el Sistema Educativo Nacional (SEN). La sugerencia: partir de algunas de las experiencias recientes de tecnología educativa, como son los cursos abiertos masivos en línea (MOOCs, en su expresión inglesa) y, a través de ellos (una forma de educación a distancia), poner a disposición de instituciones, alumnos y ciudadanía en general, los contenidos que coadyuven en el desarrollo del conocimiento, formación y conciencia sobre la importancia del medio ambiente y la necesidad de protegerlo ya.

La sugerencia de Bohórquez está aún en embrión o proceso, pero una vez desarrollada podría adaptarse en las instituciones de educación superior que ya tienen experiencia en MOOCs, de tal forma que pueda ser incluida en sus propios procesos de enseñanza-aprendizaje. Pero, lo más importante: el tema debía transitar a un ámbito más amplio. Este, idealmente, sería el SEN, de tal forma que incluiría a dependencias oficiales, como la SEP y la Secretaría del Medio Ambiente, las secretarías estatales en esos mismos ámbitos, así como a las universidades y asociaciones que las agrupan y que resolvieran unirse en un programa de esa envergadura. Todo un tema que no se incluyó en el Plan Nacional de Desarrollo ni en los programas sectoriales correspondientes. Aún sería tiempo de hacerlo o, simplemente, de proceder.

Postdata: Rafael López Castañares, un universitario de cepa.
Desde temprana edad unió su vida a su querida Universidad del Estado de México de la cual fue un magnífico rector. Luego se consagró a impulsar la educación superior en todo el país cuando estuvo al frente de la Anuies. Con esos insumos, de vida y trayectoria profesional, volcó su experiencia en el Ceneval, engrandeciéndolo. Había abrevado en prestigiadas universidades y centros del continente asiático, europeo y de los Estados Unidos. La casi totalidad de su vida profesional tuvo como ruta servir a México a través de la educación. Su fallecimiento es una pérdida sensible para su familia, sus amigos y el país. Un abrazo solidario para Gaby, su esposa, y sus muy queridas hijas: Andrea y Daniela.

Sobre la firma
Ex secretario general ejecutivo de la Anuies | capafi2@ hotmail.com | Web

Deja un comentario

campus
newsletter

Recibe en tu correo electrónico la edición semanal de Campus todos los jueves. 

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

A %d blogueros les gusta esto: