Carlos III tendrá un reinado austero y reducirá miembros activos de la familia real: académica de la UAM

Será cuidadoso con la prensa, que a través de los años ha golpeado su imagen, señaló María Estela Báez-Villaseñor Moreno .

A la muerte de Isabel II la gestión del heredero será breve, de transición entre él y su hijo Guillermo

La muerte de la reina Isabel II cierra el capítulo de la dinastía más larga en el Reino Unido, que será asumido por su hijo Carlos III, quien a los 73 años seguramente gestionará un imperio austero, reduciendo miembros de la familia real, breve y de transición entre él y su hijo Guillermo, señaló la doctora María Estela Báez-Villaseñor Moreno, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM)

En esa nación el monarca es cabeza de Estado y no jefe de gobierno, puntualizó la profesora, “puede aconsejar, pero no tomar decisiones políticas, que recaen más en la figura del primer ministro, que es el líder del partido en el poder”.

Durante la Segunda guerra mundial el rey Jorge VI, padre de Isabel II, podía aconsejar, animar a la población, visitar a las tropas y se le informaba de los movimientos bélicos, pero no tenía el poder de decisión, pues ello recaía en Winston Churchill.

Así, la reina Isabel II no pudo opinar nada sobre el Brexit –la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea– sino que fue un testigo silencioso; “con seguridad no le gustó, pero no pudo ejercer ningún tipo de decisión del primer ministro y del partido en el poder y sólo ofreció un vínculo de unión y lealtad a la población”.

En entrevista afirmó que el príncipe de Gales llega el trono después de muchos años de espera y su potestad será más corto por sus 73 años de edad, será en todo caso una gestión de transición entre él y su hijo, aunque si Carlos reina entre 15 o 18 años, Guillermo asumiría el trono alrededor de los 55 años.

“La vida personal de Carlos III, como el fracaso con su primera esposa, Diana Spencer, lo tendrá que cargar en su imagen, si bien parece ser que la reina consorte, Camila Parker, es bastante aceptada en la población”, indicó la académica del Departamento de Filosofía de la Unidad Iztapalapa.

Dado que muchos de los primos de la reina ya están entrados en años se especula que el nuevo monarca reducirá la familia en la actividad real y que otra decisión importante que tomará será conferir a su hermano menor, Eduardo, el título de duque de Edimburgo para seguir con la tradición familiar, dijo Báez-Villaseñor.

El próximo reinado muy probablemente sea más cuidadoso con el manejo de los medios de comunicación, que han golpeado a Carlos a través de los años, por lo que se anticipa que será muy vigilada la información brindada a la prensa.

La doctora en humanidades por la UAM sostuvo que la reina Isabel II, anticipando que no le quedaba mucho tiempo de vida, llevó a cabo dos movimientos recientes para facilitar la asunción de su hijo, nombró a su nuera Camila Parker Bowles miembro de la Orden de Jarretera, que es la institución más especial surgida en la edad media en Inglaterra. La monarca también expresó su deseo de que Camila llevara el título de reina consorte para evitar que su hijo impusiera su voluntad y se expusiera a críticas.

La mayor parte de población del Reino Unido no ha conocido a otra soberana por los más de 70 años de la gestión de Isabel II y con su fallecimiento los países que forman la mancomunidad británica pierden un referente fundamental, pues era un vínculo de unión para Canadá, Australia y otros países.

La profesora la UAM evaluó que una de las funciones de la monarquía británica es permitir la transición automática entre el rey y sus herederos, así como contribuir a la estabilidad, independientemente de los vaivenes de los partidos políticos. La reina acababa de recibir a la recién designada primera ministra Elizabeth Truss.

Carlos III será coronado, una vez que pase el periodo de luto, en la Abadía de Westminster, en un rito ancestral, de acuerdo con el protocolo. El último acto de este tipo tuvo lugar en 1953, tras la muerte del padre de Isabel II en 1952.

“Si recordamos la historia de Inglaterra, cuando tuvo lugar la rebelión puritana en el siglo XVII –1649– decapitaron a Carlos I y durante un tiempo la nación estuvo sin soberano, periodo en el que se ensayaron otras formas de gobierno, destacando una dictadura puritana”, explicó.

Sin embargo, años después el país optó por regresar a la monarquía con Carlos II y a partir de entonces no ha vuelto a quedar sin representación monárquica, si bien se han realizado cambios como el cargo de primer ministro o el fortalecimiento del Parlamento en detrimento de los poderes del rey, pero a partir de la restauración en 1660 se ha conservado esa figura.

“Resulta muy curioso que para acabar con la monarquía decapitaron a Carlos I, quien la restauró fue Carlos II y quien dará continuidad a ésta ahora será Carlos III”, concluyó la profesora.

Deja un comentario

newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

A %d blogueros les gusta esto: