Podcast CAMPUS
Al aire

La COP26 y tú

Horacio de la Cueva
Investigador del Departamento de Biología de la Conservación en el CICESE.
cuevas@cicese.mx

El encuentro debió haber sido el origen de múltiples esfuerzos para contrarrestar el cambio climático, y no fue así

La COP26 se realizó en Glasgow entre el 31 de octubre y el 12 de noviembre. Fue anunciada como la reunión de las partes (COP) donde le daríamos vuelta al cambio climático para continuar por el buen camino. Han pasado dos meses desde la publicación de su comunicado final, va pasando a las páginas interiores de diarios y revistas y se esfuma de la radio, la tv y la red. No por eso han desaparecido las causas y consecuencias del cambio climático, tampoco los problemas se resolvieron con las firmas de los países involucrados.

El cambio climático está aquí. Si no actuamos se quedará por tanto tiempo que podrá acabar con nuestra forma de vida. Gaia no vendrá a vengarse de las afrentas. Nosotros hemos afectado la dinámica atmosférica, si hacemos lo que prometemos, en el corto plazo (decenas o cientos de años) podremos restaurar el daño.

La historia del cambio climático empieza con la revolución industrial, sus desigualdades sociales y su hambre de combustibles fósiles, todo para impulsar las industrias siderúrgica y textil. Primero con la hulla (carbón) y después con los destilados de petróleo. Con el desarrollo de los motores de combustión interna nuestra economía y nuestra forma vida se hicieron adictas a los combustibles fósiles.

Su quema libera bióxido de carbono (CO2), aumentando el efecto invernadero en la atmósfera. Los rayos del sol reflejados por la superficie terrestre son atrapados por este y otros gases, como el metano (producto de la digestión de las vacas y los plantíos de arroz), calentando la atmósfera.

Sin los gases de efecto invernadero (GEI) las temperaturas diarias del planeta serían extremas y la vida, si existiera, muy diferente. Con la liberación de los GEI la atmósfera se ha calentado. Las evidencias científicas demuestran un aumento de 1.1 oC. Este cambio ha sido suficiente para generar huracanes más devastadores, lluvias más intensas acompañadas de inundaciones y deslaves, incendios forestales más grandes y calientes y presentes por temporadas más largas. Las islas o bajas, muchas de ellas naciones enteras, se inundan y lo mismo sucede en las costas.

Esta realidad ha traído consecuencias económicas y ambientales negativas; las primeras planas lo atestiguan, y su paso a segundo plano implicaría abandonar nuestro futuro. No podemos ignorar las consecuencias de nuestras acciones. Estas noticias deben inspirarnos a la acción.

No sólo la quema de combustibles fósiles ha aumentado los GEI. La tala indiscriminada de bosques de lluvia tropicales y templados han contribuido a que no se acumule carbono en la madera. Otra consecuencia de la deforestación es la reducción de la cobertura de los bosques, disminuyendo las áreas boscosas y aumentado la concentración de fauna silvestre y su disminución, hay menos alimentos y lugares de refugio. Los humanos que dependen de la vida silvestre para su alimento se ven forzados a cazar menos especies. Es posible que el SARS-Cov-2, virus causa de la covid-19, haya llegado a Wuhan a través de esta fauna silvestre usada para la alimentación de los depauperados. Pero divago.

Después de la conferencia
La COP26 debió haber sido el parteaguas desde donde empezarían los esfuerzos globales para contrarrestar el cambio climático, pero no sucedió. El gran paso fue impedido por la abundante presencia de representantes del petróleo, la necesidad de la India y la China de seguir quemando hulla pare mantener sus economías, así como la poca voluntad de políticos de cambiar de rumbo —cambio a costa de la pérdida de votos y patrocinadores. Estas circunstancias impidieron que las resoluciones fueran dirigidas hacia la disminución efectiva de la generación de GEI y las acciones para ayudar a los países más pobres a enfrentar el calentamiento global.

Hay quien considera que las buenas intenciones pactadas en la COP26 son importantes para impedir que el aumento de la temperatura global no supere los 1.5 oC. Hay quien dice que sin acciones aquí y ahora superaremos esa barrera, dejándonos en un mundo muy diferente al de hoy y para el cual no poseemos las herramientas de supervivencia.

No podemos esperar que el mundo cambie de un día para otro o a mediano plazo si no hay presión política sobre gobiernos e industrias. Las peticiones de António Guterres, Secretario General de la ONU, caen en oídos sordos. Hay opciones para disminuir los GEI donde las mamotréticas burocracias y los grandes intereses pueden ser ignorados. Ese lugar no está lejos de tu casa, está en tu casa y funciona de acuerdo con tus posibilidades y entusiasmo.

Somos parte del problema. Los bienes que adquirimos, la energía que consumimos y nuestra forma de transporte están ligados a los combustibles fósiles. Nos toca disminuir su consumo.

Consumamos productos locales, disminuyendo el CO2 generado para vivir nuestra vida. Debemos buscar comercios cercanos a nuestro domicilio a las que podamos visitar a pie o en bicicleta. Es absurdo mover una tonelada de metal para adquirir una barra de pan que apenas se acerca al kilogramo. Podemos instalar paneles solares en casa, reduciendo el consumo de energía generada por carbón, combustóleo o gas natural.

Nos queda exigir a nuestro gobierno municipal que mejore la planta de transporte público. Más segura, puntual y eficiente pero menos contaminante. Debe ser tan atractiva que invite a solitarios choferes de carros a subirse al transporte público y así disminuir su contribución a los GEI.

Estas acciones no son para satisfacer nuestra conciencia, son efectivas para combatir el cambio climático. Asume tu responsabilidad.

Horacio de la Cueva Salcedo
Investigador del Departamento de Biología de la Conservación en Cicese | cuevas@cicese.mx

Deja un comentario

newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

A %d blogueros les gusta esto: