Participa investigador de la UAS en Seminario de la Fonoteca INAH

César Jesús Burgos Dávila ofreció dos conferencias en el evento relacionadas al tema de los narcocorridos

La industria discográfica y los músicos han logrado capitalizar y traducir en un bien económico este tipo de música.

El especialista en psicología social, César Jesús Burgos Dávila, investigador de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), participó en el Seminario en línea: Antropología, historia, conservación y documentación de la música en México y el mundo, 2022.

En el evento organizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, a través de la Fonoteca INAH, el docente universitario ofreció dos conferencias, la primera de ellas, Composición de narcocorridos en tiempo real: Construcción sociomusical del 17 de octubre, El Culiacanazo; y la segunda, La censura del narcocorrido.

“Esas dos conferencias forman parte de una participación que realicé en un proyecto con el CIESAS Noreste, que fue financiado por el CONACyT (…) un proyecto de la compresión de música norteña y de rap, en el norte de México, teníamos un interés importante en la compresión de la dimensión económica de la música”, dijo.

Durante la charla, el profesor habló acerca de la evolución que han tenido las políticas públicas de censura al narcocorrido, pasando de ser una alternativa preventiva, para convertirse en una estrategia punitiva y de castigo.

“Es un análisis sociohistórico de cómo se creó, de cómo evolucionó y de cómo ha funcionado la política pública de censura al narcocorrido, porque es una política que ha sido históricamente cambiante, en sus inicios se presentó como una alternativa cultural preventiva”, expuso.

Asimismo, mencionó que en el transcurso de los sexenios presidenciales y de la llamada guerra contra el narcotráfico, la política de censura a esta expresión musical, se ha empleado como una forma de controlar, combatir y hacer frente al narcotráfico.

“Estas políticas de censura van cambiando, no son fijas, porque la realidad política, el contexto social, histórico, cultural, económico, el desarrollo tecnológico, inciden evidentemente, en las formas del consumo de la música”, comentó.

De igual manera, el coordinador del Laboratorio de Estudios Psicosociales de la Violencia, también hizo un análisis de quiénes consumen esta música, así como de la forma en cómo es producida por los compositores e intérpretes ante este tipo de políticas y acciones puestas en marcha por los gobiernos, las cuales, manifestó, han sido ineficaces.

“Diferentes actores políticos han encontrado en la política de censura, una forma de plantearle a la sociedad supuestas estrategias de que se está haciendo algo para prevenir el delito y la delincuencia, por otra parte, tienes a la industria discográfica y a los músicos que juntamente han logrado capitalizar y traducir en un bien económico, no solamente las condiciones de violencia y de inseguridad y los efectos de esto, sino además la propia carga política que la música tiene”, expresó.

Finalmente, Burgos Dávila, destacó la importancia de la participación de la comunidad universitaria, en este tipo de eventos que tienen un gran impacto y alcance a nivel nacional e internacional y que permite vincular, visibilizar y el trabajo de investigación que se hace en la máxima casa de estudios.

Deja un comentario

newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

A %d blogueros les gusta esto: