Podcast CAMPUS
Al aire

De oficios y profesiones en el siglo XXI

Con el pasar del tiempo, desaparecen algunos oficios y surgen nuevos.

Los oficios juegan un papel importante en la organización de la economía, la política y la vida en sociedad y son conocimientos que en el futuro deberán ser revalorados, y no separados, de los saberes universitarios

La expansión de la educación superior en el mundo es la señal más potente de los mitos, ilusiones y realidades que acompañan la creciente escolaridad de las poblaciones. Hoy, más de 200 millones de estudiantes de licenciatura y posgrado habitan las miles de instituciones, escuelas y centros de enseñanza públicos y privados, universitarios y no universitarios, que configuran los sistemas nacionales de educación superior. En términos generales, es posible observar que desde la etapa posterior a la segunda guerra mundial cada generación es más escolarizada que la anterior, sus oportunidades laborales se amplían, las demandas de participación y democratización de la vida pública se diversifican, y las vidas individuales de quienes logran acceder a la educación superior cambian significativamente a lo largo del tiempo. Y, sin embargo, el estancamiento económico, los veloces cambios en los entornos laborales, las crisis de salud pública, el sub o el desempleo profesional, la migración internacional, los autoritarismos, el retorno del pensamiento mágico, son fenómenos recurrentes y arraigados en los distintos contextos nacionales y locales.

Desde luego, acumular capital escolar no es un asunto de todos. Por el origen social, por los antecedentes familiares, por los contextos demográficos, sociales o económicos, sólo 4 de cada 10 jóvenes del mundo logran acceder a la educación superior. Muchos estudios han mostrado cómo las universidades son sitios donde los estratos sociales altos y medios superan proporcionalmente a los individuos pertenecientes a los estratos bajos de la población. Por ello, la educación superior como palanca o mecanismo de movilidad social ascendente no funciona igual para todos, todo el tiempo, en todos los contextos. Se sabe que los padres universitarios tendrán hijos universitarios, aunque hay excepciones. Y también se sabe que los hijos de padres con bajas escolaridades tendrán menos oportunidades de acceso que otros grupos y estratos sociales. La desigualdad de oportunidades educativas es una función de la desigualdad social.

Para aquellos que no logran obtener títulos universitarios, los oficios son una tradición y, a veces, la única opción laboral y vital para miles de jóvenes. Pero aprender un oficio nunca es fácil. Se requieren años de trabajo duro, persistencia y un poco de suerte. Los antiguos sabían que los oficios no se enseñan, se aprenden, se transmiten de padres a hijos, y juegan un papel importante en la organización de la economía, la política y la vida en sociedad. Los modernos afirman que la educación es el principal medio para el progreso técnico, el crecimiento económico y la movilidad social (la teoría del capital humano). Frente a la ideología del éxito o las ilusiones meritocráticas contemporáneas, la realidad cotidiana muestra cómo maestros y aprendices de albañiles, plomeros, fontaneros, jardineros, electricistas, pintores de casas, herreros, sirvientas, choferes, campesinos, taqueros, pequeños comerciantes, configuran poblaciones cuyo peso y funciones específicas hacen posible que las cosas cotidianas de las sociedades sean aceptables. La robotización de los servicios, la revolución digital o las nuevas tecnologías no eliminan muchos de esos oficios, aunque surgan otros nuevos.

Esas poblaciones laborales son generalmente invisibles desde las rectorías o direcciones de las instituciones de educación superior o desde las oficinas de la SEP. Y sin embargo, los campus universitarios, los consultorios de los médicos, los despachos de abogados o de ingenieros, los cubículos de los académicos, los laboratorios de los científicos, serían espacios muertos sin el apoyo de quienes sin ostentar títulos universitarios saben o hacen cosas que los profesionistas no. Los oficios froman parte del paisaje histórico de la formación profesional. Sociólogos como Spencer o Durkheim, o economistas-filósofos como Karl Marx, repararon en el pasado decimonónico en la importancia de los oficios como precursores y piezas fundamentales de la evolución social o de la revolución industrial. La diferenciación entre el trabajo manual de los artesanos y el trabajo intelectual de los profesionistas es el lugar común que la economía y la sociología heredaron al siglo XX.

Del orden político-eclesiástico surgieron algunos de los gremios artesanales de la edad media del cual se desprendieron las pequeñas comunidades de estudiantes y profesores que fundaron con el tiempo las universidades de Bolonia, de París o de Salamanca, las escuelas de artes y oficios, los institutos politécnicos. Como todos los gremios, eran corporaciones cerradas, con rígidos códigos de acceso, que acumulaban saberes, monopolizaban prácticas, y guardaban celosamente los secretos de sus oficios, cuyo ejercicio transmitían de generación en generación. También eran pequeñas comunidades políticas, de las cuales surgirían iglesias, sindicatos y partidos políticos. Las cosas, desde luego, cambiaron con el tiempo, y la diferencia entre oficios y profesiones marcó una clara línea de clase, de estatus, de privilegio.

Hoy, la distancia entre los oficios y las profesiones se endurece, se amplía y se reconfigura. Algunos oficios han desparecido (ascensoristas, telefonistas, domadores de caballos), otros pemanecen (sastres, choferes, trabajadoras domésticas) y otros son nuevos (call centers, reparadores de celulares y computadoras, repartidores de comida a domicilio, cuidadores de perros). Y sin embargo, una de las claves del futuro de la educación superior tiene que ver justamente con la posibilidad de incorporar a los oficios como parte de los saberes que pueden ser incluidos a procesos formativos no sólo útiles para los individuos sino también indispensables para la vida pública, económica y social. Reconocer su valor es una de las contribuciones que pueden hacer las universidades para revisar la cultura laboral y profesional a la luz de las viejas y nuevas culturas de los oficios.

Acerca del autor

Adrián Acosta Silva
Estación de paso en Investigador del Cucea de la Universidad de Guadalajara

1 comentario en «De oficios y profesiones en el siglo XXI»

  1. Los TSU se han estancado, no por la economía, ni por la sociología de las profesiones, sino por las deficiencias de los diseñadores curriculares y la ceguera de los directivos institucionales.

    Responder

Deja un comentario


newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

25 años de experiencia realizando evaluaciones computarizadas

Examen de Competencias Básicas de Egreso
(Excoba/Egreso)

Evalúa con precisión aprendizajes que son esenciales al término de la educación básica y de la Educación Media Superior

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
A %d blogueros les gusta esto: