Equidad del Examen desde casa

Esta prueba realizada por el Ceneval responde a las necesidades de nuestros tiempos y ofrece validez y confianza a los estudiantes

A principios de este año, ante las complicadas expectativas que para las diversas formas de interacción entre las personas planteaba la pandemia provocada por el covid-19, y ante la proximidad de los procesos de evaluación para el ingreso a la educación media superior y superior, el Ceneval puso en marcha el Examen desde casa. Esta modalidad de aplicación, además de los criterios propios de la evaluación, garantiza la integridad y la salud de los estudiantes y sus familias, las autoridades educativas y el personal que participa en los procesos.

Esta nueva modalidad es consecuencia natural de la experiencia del Centro en aplicaciones en computadora, del análisis de la disponibilidad de la tecnología en las diferentes regiones del país y del conocimiento de las condiciones indispensables para garantizar equidad, validez y confiabilidad de una evaluación.

Para su instrumentación fue necesario valorar muchos aspectos que no dependen del Centro y que involucran el principio de equidad de la evaluación, como el requerimiento de que los sustentantes cuenten con los recursos y la tecnología que en otras modalidades son provistos por el Centro o las instituciones usuarias. También, demanda mecanismos de seguridad de las pruebas, diferentes a la vigilancia que, en situaciones normales, corre a cargo de los aplicadores.

La brecha tecnológica en nuestro país implica que gran cantidad de familias no cuenten con una computadora o con servicio de internet en sus casas, lo que en principio hace inviable la aplicación masiva de las pruebas de forma remota. Por ello, para optar por esta modalidad, las instituciones educativas y el Ceneval hacen un análisis pormenorizado de los recursos y las condiciones tecnológicas con las que cuentan los sustentantes en sus hogares, mediante un cuestionario que contestan durante su registro al examen; asimismo, está a su disposición un sitio en el que pueden analizar las características de sus computadoras y la velocidad de su conexión a internet para comprobar que satisfacen los requerimientos. El diagnóstico permite determinar quiénes de los aspirantes utilizarán el Examen desde casa y quiénes tendrán la oportunidad de realizarlo en las instalaciones de la institución educativa en condiciones de sana distancia. Esta estrategia de aplicación híbrida de las pruebas permite atender a todos los sustentantes y salvaguardar en todo momento su salud, puesto que se minimiza el número de jóvenes que salen de sus hogares y se mantienen las medidas sanitarias definidas por la autoridad competente, para aquellos que tienen que responder la evaluación de manera presencial.

Otro aspecto fundamental del Examen desde casa es la seguridad, la cual se garantiza en todo momento antes, durante y después de su aplicación. La plataforma informática dispone de mecanismos para que el sustentante se identifique al ingresar al examen: además de requerir de un folio y una contraseña, debe presentar su identificación, la que es fotografiada por la cámara web del equipo junto con su rostro, con la finalidad de corroborar su identidad. 

La plataforma bloquea algunas funcionalidades del equipo de cómputo mientras el sustentante resuelve el examen, lo que le impide abrir alguna otra aplicación o página web al mismo tiempo. Durante el tiempo de resolución, el sustentante es grabado para identificar conductas sospechosas o intentos de copia o fraude.

Para esta modalidad, el número de versiones diferentes del examen es muy superior al de una aplicación presencial. Asimismo, se han reforzado los mecanismos de búsqueda y detección de preguntas que pudieran fugarse del Examen desde casa, y se ha establecido un programa intensivo de análisis psicométrico de las pruebas después de su aplicación, para identificar posibles anomalías en la distribución de los puntajes y en la magnitud de índices de copia calculados (en comparación con los provenientes de otras modalidades de aplicación en la misma institución usuaria).

Los análisis psicométricos de las primeras aplicaciones del Examen desde casa indican que no se han puesto en riesgo la confiabilidad y validez de los resultados de los exámenes; el porcentaje de sustentantes marcados como “con sospecha de copia”, con los dos índices utilizados, es muy bajo (menos del 0.05 por ciento) y muy parecido al obtenido el año anterior en aplicaciones presenciales en la misma institución.

Equidad, validez y confiabilidad son los atributos sine qua non de las evaluaciones del Centro; en esta nueva modalidad se ha trabajado intensamente para preservar estas especificidades y hasta el momento se ha logrado. Pero el Examen desde casa va más allá: en el contexto de la nueva normalidad, pone a los sustentantes en el centro: ellos son encargados de las condiciones de aplicación, de la seguridad y de sus resultados. La pandemia nos ha hecho ver la responsabilidad que cada persona tiene con el cuidado de su salud y la de sus semejantes. Esta modalidad requiere una actitud ética y comprometida que la tecnología ayuda a inferir y, tal vez muy pronto, a observar.

1 K1: Holland, P. W. (1996), Assessing unusual agreement between the incorrect answers of two examinees using the K-Index: Statistical theory and empirical support. ETS Research Report No. 96-7. Princeton, NJ: Educational Testing Service; K2: Sotaridona, L.S., & Meijer, R.R. (2002). Statistical properties of the K-index for detecting answer copying. Journal of Educational Measurement, 39, 115-132.

César Antonio Chávez Álvarez
Director de Investigación, Calidad Técnica e Innovación Académica en CENEVAL | + posts
A %d blogueros les gusta esto: