Regla de tres 941

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

El conflicto en la UABJO, nuevo Plan de desarrollo en la UAT y más

Sin prisas. Allá en Oaxaca, parece que a los actores universitarios buscan enrarecer el ánimo más allá de lo debido. Con la inminente sucesión en la rectoría de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), se les ocurrió activar una orden de aprehensión en contra del exrector Eduardo Martínez Helmes, con el escándalo y el ruido que esto iba a generar, ahora insisten en poner más obstáculos y, desde el exterior, se suma un factor que está lejos de ser una coincidencia. El pasado 14 de marzo, la diputada local por el distrito XIII, Lizeth Arroyo Rodríguez, presentó una iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se crea la Ley Orgánica de esta institución. Contrario a lo que ocurrió apenas hace unas semanas con la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), donde el procedimiento se realizó con detalle y siempre bajo el consenso de todos los actores, en el caso de la UABJO parece que varios actores, sin medir las consecuencias, quieren hacerlo todo de manera muy abrupta.

Consecuencias impredecibles. De inmediato, la UABJO, con el rector Eduardo Bautista Martínez, alzó la voz y aclaró que dicha iniciativa nunca fue consultada con las comunidades, ni con las autoridades de la universidad. El documento plantea modificar el método para elegir rector y directores de facultades, escuelas e institutos. Lo cierto es que surge una iniciativa en medio de un proceso político de pronóstico reservado. La elección a gobernador está a la vuelta de la esquina y los grupos políticos inmiscuidos ahí quieren también acercarse a la UABJO para controlar a los grupos que ahí se han disputado el poder desde hace décadas. Por donde se quiera ver, se trata de una maniobra muy desafortunada. Hacer a un lado a los universitarios cuando está en juego la gobernabilidad de su casa de estudios, es lo más inconveniente que pudo haber ocurrido, y más cuando la temperatura en el estado va al alza.

Otra etapa. En el norte, en la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), donde el manejo de los recursos ha pasado en muchas ocasiones por el dispendio, como se vio reflejado recientemente en el equipo de futbol de la liga de expansión que administra la institución, el rector Guillermo Mendoza Cavazos presentó el Plan de Desarrollo Institucional 2022-2025. Un nuevo arranque y una nueva oportunidad de sentar cabeza y demostrar que en la UAT las cosas pueden gestionarse de una manera más eficiente y adecuada. Los últimos rectores lo han intentado, y sin duda, han avanzado en este rubro. Por eso la labor de Mendoza Cavazos no debe apartarse de esta línea. Los indicadores de calidad y eficiencia de la UAT deben ser la prioridad y, sobre todo, la defensa de la autonomía frente a escenarios que últimamente ponen en predicamento a la educación superior del país.

A futuro. Esta semana, el rector del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), Luis Gustavo Padilla Montes, rindió su tercer informe de actividades. Se trata de una de las instancias más importantes de la Universidad de Guadalajara (UdeG) y una posición fundamental de cara a los próximos años. La labor de Padilla Montes recibió el espaldarazo del rector general, Ricardo Villanueva Lomelí, y la plana mayor de esa casa de estudios, sin contar a decenas de personas de la política a nivel federal y local que se dieron cita por ahí. Sorprende que el rector del CUCEA haya aglutinado a tanta gente durante el evento, pero sin duda, puede ser la puerta para tareas mucho más importantes que requieren del trabajo y atingencia con las que ha dirigido estos tres años el CUCEA. En la UdeG saben de los alcances de quienes tienen a su cargo los personajes que tienen los puestos clave en el funcionamiento de una institución de esa envergadura, y desde ahora miden con mucho tino y precisión si alguno de estos va tomando forma para ocupar cargos mucho más importantes en el seno de la universidad jalisciense.

Medir terreno. Por cierto, de cara a lo que viene en el seno de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies), desde allá de la Perla de Occidente hay dos personajes que han comenzado a sondear los rumbos de Tenayuca para saber cómo están las aguas para ocupar la Secretaría General Ejecutiva, una vez que concluya su labor Jaime Valls Esponda. Ambos son muy cercanos a las instituciones de educación superior y han trabajado, en diferentes momentos, muy de cerca con las universidades del país. Ambos son bien vistos por los rectores porque tienen el conocimiento del sector y saben negociar y dialogar. Acaso la filiación partidista de alguno de ellos pueda ser un inconveniente, mientras que en el otro caso la cercanía con las actuales autoridades educativas federales podría inclinar la balanza. El camino es largo y seguramente no serán los únicos que quieran conocer cuáles son sus posibilidades de quedarse con esa posición.

Deja un comentario

newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

A %d blogueros les gusta esto: