Por cierres, espacios culturales adoptaron formas nuevas para seguir operando: Especialista de la UAM

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

La universidad organizó conversatorio para abordar acciones de instancias de arte y cultura ante una pandemia

La dinámica del encierro, el distanciamiento y el cierre físico de museos y universidades llevó a estudiantes de la Licenciatura en Arte y Comunicación Digitales de la Unidad Lerma de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) a explorar y plantear otra forma de socializar la presentación de sus proyectos académicos para ser compartidos con un mayor número de personas.

“En estos dos años se tuvieron que migrar algunas actividades universitarias a una dinámica de ensayo y error, pero también aparecieron posibilidades de pensar y explorar formas nuevas a través de plataformas digitales como Facebook y YouTube para ampliar la presentación de trabajos que antes sólo se hacía dentro de la institución, que podrán seguir siendo aprovechados en el regreso a las aulas”, reconoció la maestra Ana Carolina Robles Salvador, coordinadora de estudios de dicha licenciatura.

La docente explicó que en el contexto pandémico recintos como museos-escuelas quedaron fuera de alcance, pero ante la virtualidad “ahora teníamos espacio en un servidor que podíamos utilizar, aprovechar, explorar y explotar para llevar a cabo esta misión que en términos institucionales también es una función sustantiva”.

Por tanto, “en el actual trimestre estamos aprovechando la experiencia adquirida en los dos años de pandemia”, aunque resulta indispensable construir lazos entre la comunidad universitaria dado que buena parte de la matrícula está integrada por alumnos foráneos que llegan a la Unidad sin conocerla.

Al participar en el conversatorio Frida y Diego usan cubrebocas: acciones de instancias de arte y cultura ante una pandemia, la maestra Robles Salvador reconoció la importancia de conservar “el sitio que en estos dos últimos años sirvió para dar anuncios institucionales, transmitir conferencias de manera intermitente, pero también para construir lazos con los alumnos y subir videos donde los jóvenes expresaban sus inquietudes”.

Durante el confinamiento “se aprovechó esta plataforma para dar a conocer los productos universitarios, la realización de talleres, conferencias y en este regreso a clases presenciales se utilizan para dar voz a los jóvenes y que experimenten con sus propios proyectos y se observen, lo cual propicia un círculo positivo”, enfatizó en el Ciclo Nuevas normalidades, experiencia, retos y soluciones para una nueva era post-pandemia del programa Martes UAM de Humanidades.

El maestro Alejandro Sabido Sánchez Juárez, profesor de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía, advirtió que “ahora que volvemos a abrir estos recintos es importante detenernos para ver qué cosas podemos aprender de esta experiencia frente a la sensación de ver el vacío que experimentamos durante la pandemia”.

Lo ejercitado durante los últimos dos años “nos obliga o invita a buscar los síntomas del presente y las causas que permitan analizar las finalidades del museo, sobre todo cuando durante ese lapso se registró el cierre de más de 90 por ciento de estos sitios a nivel mundial, al menos en Europa, situación que no se había visto desde la Segunda Guerra Mundial”.

Estas suspensiones acarrearon despidos, reducción de personal, de equipos de trabajo, rebajas salariales, horarios escalonados, disminución de horas de trabajo, incremento en cargas laborales y el cambio de perfiles o de condiciones por la labor a distancia.

La pandemia evidenció también que todos los museos necesitan revisar estructuras operativas, flexibilidad, agilidad y operatividad, acelerar los procesos de digitalización y poner en uso múltiples canales para reconectar con usuarios y reconocer como agente activo al usuario, si bien ya existían asimetrías a nivel personal y las diferencias de capital cultural, educativo, económico y social.

En México estuvo presente la solidaridad en el interior de los recintos ante los recortes en los tres niveles de gobierno, reflejada en la disminución de ingreso agravada por los descensos de taquilla, la disminución de turismo y cancelación de visitas escolares, a diferencia de los museos europeos que contaron con apoyos estatales mientras que los de Estados Unidos también contaron con fondos.

No obstante, “en nuestro país el gran marco institucional fue la plataforma Contigo en la Distancia que tuvo acciones muy diferenciadas de lo que desarrollaban recintos como el Centro de Cultura Digital, que desarrolló soluciones particularmente interesantes de navegación, así como otras plataformas con el gran repositorio de materiales”.

También se desarrollaron visitas virtuales, clases, eventos de participación digital y otras aproximaciones que además de la transmisión de conocimientos viraron hacia las sensibilidades y a reconocer el momento complejo que atravesaba la humanidad.

“No se trataba simplemente de trasladar lo que hacíamos hacia otros códigos, no fue una traslación de las mismas acciones ahora en otras plataformas, pues la experiencia privada y la recepción social son distintas, diferenciadas en la acción de construcción de significados”, aseveró Sánchez Juárez.

La maestra Amanda de la Garza Mata, directora del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), admitió el reto que enfrentaron al tener que cerrar por casi un año ocho meses de manera física, “donde la mayor parte del tiempo desarrollamos el trabajo de exposiciones a distancia, generamos un programa que tenía como propósito establecer un espacio de diálogo, de encuentro, de comunicación y producción artística”.

Al no contar con la infraestructura o equipos tecnológicos adecuados y la capacitación para realizar una programación digital, fueron necesarios, «además de un amplio aprendizaje, generar una barra digital que permitió acercarnos a distintos públicos, al tiempo de reconfigurar nuestra relación con ciertas comunidades digitales para ampliar o diversificar nuestras audiencias, con base en un estudio de público realizado en 2020”.

La egresada de maestría con especialización en Antropología de la Cultura de la UAM aceptó que fue así como se dieron cuenta de que el público había cambiado y que de tener de manera presencial públicos estudiantiles jóvenes por estar ubicados en Ciudad Universitaria, “quienes nos estaban viendo en la página de internet –que fue la punta de lanza de nuestra programación– eran mujeres en un rango de edad de 35 a 38 años y en general las visitas de la comunidad universitaria había bajado de manera importante, lo que ha determinado la programación que estamos lanzando frente al regreso de manera presencial de un porcentaje alto de estudiantes”.

La conferencia –enmarcada en el Ciclo Nuevas normalidades: experiencia, retos y soluciones para una nueva era post-pandemia del programa Martes UAM de Humanidades de la Dirección de Comunicación del Conocimiento de la Casa abierta al tiempo– fue moderada por la maestra Claudia Hernández García, académica de la Especialización en Gestión de Proyectos Museales de la Universidad Nacional Autónoma de México, quien informó que según datos de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura por el impacto de la pandemia en el sector cultural, siete mil 516 museos cerraron por completo, de los cuales mil 395 son mexicanos.

Acerca del autor

Deja un comentario

newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

Konrer Gallery Presents

Edición 954

mañana

A %d blogueros les gusta esto: