Podcast CAMPUS
Al aire

La pandemia: lecturas y recuerdos /V

La pandemia: lecturas y recuerdos / V

En recuerdo de Enrique Tamez González: eminencia en mecánica de suelos y geotecnia; su saber fue decisivo en obras tan significativas como el Metro de la CdMx o en el control de la inclinación de la Catedral. Insigne rector de la Universidad Autónoma Metropolitana.

La gran obra de Pedro Ramírez Vázquez en materia de construcciones escolares es sólo uno de los ámbitos en que manifiesta su genio creativo, tal y como se expuso aquí la semana pasada. Otro es el de los museos, cuya máxima realización fue el de Antropología e Historia. Amigo de Adolfo López Mateos, juntos visitaron varias veces el antiguo museo de la calle de Moneda. Según se cuenta en las Charlas, conscientes de la riqueza que albergaba aquél sitio, ambos concordaban en la necesidad de un nuevo espacio que reuniese ese valioso acervo. De ese modo, cuando el Secretario del Trabajo del Presidente Ruíz Cortines es ‘destapado’, aquél 4 de noviembre de 1957 como candidato a la Presidencia, PRV concurre para darle el abrazo de felicitación. Ahí, en la cercanía de los rostros, él recién ungido le desliza al oído: “¡se nos va a hacer el museíto!”. Ya en el cargo, ALM le indica: “. . . estoy empezando a aprender a ser Presidente y a ver todos los problemas en conjunto; por lo pronto no podemos soñar con el museo, pero vaya estudiando, vaya documentándose y ya veremos más adelante si estamos en posibilidad de hacerlo”.

Eran ya los últimos días de 1958. La transición gubernamental y esos primeros meses de la Presidencia habían complicado la situación económica: el crecimiento económico de 1959 se situó sólo en 3.1 por ciento frente al promedio anual del sexenio de Ruíz Cortines (7.6 por ciento). Con la presencia de Ortiz Mena en la SHCP, el gobierno federal avanza varias acciones relevantes: se obtiene un crédito de emergencia del Exinbank (300 millones de dólares) y se diseña el Plan de Acción Inmediata para enfrentar la situación. El ambiente no estaba para ‘museítos’, menos del porte deseado por ambos. Un año más tarde (1960) las cosas habían mejorado (8.1 por ciento) cerrando el sexenio con el récord absoluto desde que se hace la medición del PIB (11 por ciento).

En ese ciclo de auge (el corazón del “milagro mexicano”), y con la influencia decisiva de Jaime Torres Bodet en la SEP, el régimen emprende una vasta obra de infraestructura cultural, incluyendo el Museo Nacional del Virreinato, la Galería Nacional (el Museo del Caracol –Chapultepec), el Museo de Arte Moderno, el Museo de Sitio en Teotihuacán, el Museo de Historia Natural, el Anahuacalli y el Museo Nacional de Antropología e Historia. Este último sólo arrancó su construcción en 1962, pudiendo considerarse un modelo en términos de acervos, espacios, museografía y organización. Para ello, PRV conjuntó una constelación de artistas, museógrafos, hombres de ciencia y científicos sociales, para que el museo fuese inaugurado durante las fiestas patrias de 1964. Ambos, Torres Bodet y Ramírez Vázquez, lograron convencer a esa pléyade de mexicanos ilustres para que sus trabajos fueran considerados como aportaciones significativas a la cultura nacional; sólo el 10 por ciento de ellos cobró por sus servicios.

El discurso de inauguración por parte de Torres Bodet sintetiza esa gran obra: “el gran edificio austero, de sobrias líneas y espacios nobles, cuya construcción fue esperada durante lustros, abre sus puertas esta mañana . . . al evocar su pasado, México mide el tiempo de su presente y en pensamiento y obra se proyecta al porvenir”. La experiencia ahí adquirida por PRV y su equipo fue decisiva para, tiempo después, diseñar o remodelar museos en varias partes del mundo.

Digo “equipo”, ya que PRV es persistente en este punto. Se asume como un organizador de un grupo de profesionales que aportan saberes y soluciones para determinada obra, y no sólo en arquitectura. Este rasgo está presente en la diversidad y volumen de algunas de ellas: la nueva Basílica de Guadalupe, el Estadio Azteca, la Olimpiada de 1968 y la UAM.

En buena parte de esas obras él y su equipo entablan una batalla contra el tiempo . . . y lo vencen. El Museo de Antropología e Historia, como él lo afirma: “ . . . tan efectiva fue la organización, que nos permitió realizar el museo en 19 meses, contados desde el día que se hincó el primer pilote, hasta el día de la inauguración, en que estaba totalmente instalado”. El Museo del Caracol le llevó siete meses. Las obras y organización de la Olimpiada, 27 meses. En la UAM, designado como su primer rector general en enero de 1974, en septiembre se estaban iniciando clases, una vez integrada la planta de personal académico, diseñados los planes y programas de estudios y concluida (o casi) la construcción de edificios. Una hazaña en cada una de estas realizaciones

Acerca del autor

Carlos Pallán
Ex secretario general ejecutivo de la Anuies | capafi2@ hotmail.com

Deja un comentario


newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

JUEVES 22 JUL

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
A %d blogueros les gusta esto: