Podcast CAMPUS
Al aire

La licenciatura en psicología biomédica de la UAM recibió la acreditación de la CIFRHS

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Significa un distintivo y una llave de acceso al campo clínico: Gustavo Pacheco y Ana Karen Talavera

La Licenciatura en Psicología Biomédica de la Unidad Lerma de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) fue certificada por la Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud (CIFRHS), entidad copresidida por los titulares de las secretarías de Salud y de Educación Pública.

Dicho organismo –cuyo propósito es identificar las áreas de coordinación entre los sectores y las instituciones educativas y de salud en el proceso de formación de profesionales que requiera el Sistema Nacional de Salud– otorgó la acreditación por cinco años, dado que el programa de estudios cumple con todos los requisitos para acceder a dicho estatus.

En entrevista, los doctores Gustavo Pacheco López, director de la División de Ciencias Biológicas y de la Salud (DCBS), y Ana Karen Talavera Peña, coordinadora de dicha opción educativa, expresaron que la medida es un distintivo, pero también una llave de acceso a los campos clínicos que “estamos seguros redundará en beneficio del alumnado y, sobre todo, en la calidad de la atención que eventualmente puedan otorgar en el ejercicio” de sus funciones al egresar.

El doctor Pacheco López expuso que la habilitación de cuadros especializados en el cuidado de la salud mental ha sido uno de los grandes retos, más aun, porque deben estar integrados en cuerpos interdisciplinarios. Ahora se reconoce que los sistemas de salud centrados en la persona son la mejor vía de atender una serie de patologías que enfrentan las sociedades, en lo que se ha llamado la “transición de padecimientos infecto-contagiosos a crónico-degenerativos, pues si bien con la pandemia vivimos un momento de crisis, las principales causas de muerte siguen siendo las enfermedades crónico-degenerativas”.

Otra gran transformación ha sido la demográfica, debido a que “por fortuna vivimos cada vez más”, pero esto implica el envejecimiento de la población, puesto que las tasas reproductivas se han reducido.

Ante este panorama es fundamental para los mexicanos contar con expertos acreditados, en este caso por el organismo creado para evaluar los planes de estudio, pues ello “implica la certeza de que su calidad está certificada por pares, lo que redundará en una mejor atención de las personas”.

La sociedad tendrá en los biomédicos egresados de la UAM a profesionales capacitados y en competencia para la vigilancia de una serie de problemáticas en el ámbito de la salud mental, que cada vez se hacen más complejas: las demencias por el envejecimiento; las conductas de riesgo, en particular las adictivas, así como la depresión, los trastornos de ansiedad y el estrés.

La doctora Talavera Peña, cuya especialidad es la psicología clínica y de la salud, comentó que la Licenciatura surgió hace apenas cinco años, ante los requerimientos actuales y futuros de la atención a la salud mental y, en general, a la salud entendida como el completo bienestar físico, psicológico, social e incluso espiritual.

Una de las aportaciones de este plan de estudios –que tiene apenas su primera generación de egresados– es el análisis multinivel, el cual abarca el social, el cognitivo y el emocional, además de aspectos neurológicos, neuroquímicos y moleculares de los padecimientos.

En materia clínica busca que el profesional brinde intervenciones basadas en evidencia para modificar los factores de riesgo psicosocial, por lo que “me parece que es ambicioso lo que se propone desde la disciplina, ya que pretendemos que desde el pregrado se obtengan estos saberes para que sean transformados en las competencias necesarias que den solución” a las diversas cuestiones.

La acreditación “viene a darnos la seguridad de que ofrecemos educación de calidad”, no sólo a partir de los programas de cada unidad de enseñanza aprendizaje, sino desde la infraestructura con que cuenta la Licenciatura; los recursos a los que se pueden acceder, entre ellos la Biblioteca Digital UAM (BIDIUAM); la plantilla docente, que en su totalidad tiene el grado de doctor, así como el enfoque transdisciplinar, al cultivar líneas y áreas distintas: paidopsiquiatría, neuropsicología y neuroquímica, entre otras.

Esa orientación de las problemáticas es la diferencia entre una Licenciatura en Psicología y otra en Psicología Biomédica, que no tiene paralelo en México y el resto de América Latina, destacó Talavera Peña.

Ambos investigadores resaltaron que la CIFRHS cuenta con procedimientos normados a través de una cédula de evaluación en nueve dimensiones, entre ellas, campo disciplinar; perfil profesional, docente y de ingreso; ámbito clínico; programas; estructura curricular; infraestructura, y sistema de evaluación, cuyo cumplimiento genera un puntaje que da o no un dictamen o una opinión técnico-académica favorable.

Para lograr dicho puntaje, la DCBS estableció en 2020 y 2021 una comisión que preparó el expediente para someterlo ante la Secretaría de Salud y la CIFRHS, que a mediados de febrero notificaron un dictamen favorable, luego de un proceso largo que implicó un gran esfuerzo para tener la documentación, pero a la vez oportuno para hacer una autoevaluación que permitió identificar áreas de fortalecimiento.

La acreditación resultó del trabajo de toda la Unidad Lerma: en primer lugar, de los tres profesores que conformaron la comisión, además de que debieron tocarse puertas de coordinaciones para solicitar información y éstas apoyaron de manera importante la elaboración del expediente.

La doctora Talavera Peña señaló que en la CIFRHS participan –junto con las instancias referidas– los institutos Mexicano del Seguro Social y de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado, entre otros organismos.

El doctor Pacheco López señaló que la Psicología Biomédica tiene un aporte y un espacio respecto de los cuadros institucionales de servicio y está posicionada como la referencia a seguir; sin embargo “pensamos en ir más allá, en el sentido de visualizar áreas de concentración que ya estamos desarrollando”, por ejemplo, la Psicología de la Salud, la Psicobiología y la Psicología de la Interacción Hombre-Máquina en las ciencias cognitivas aplicadas, de tal modo que los estudiantes tendrán la posibilidad de graduarse como psicólogos formados en alguna de estas especialidades.

La doctora Talavera Peña reportó que la Licenciatura en Psicología Biomédica registra cuatro generaciones activas y recientemente egresó una, integrada por 12 alumnos sobresalientes.

En relación con el ámbito laboral en el que pueden insertarse citó los sectores de la investigación, el análisis preclínico, el servicio hospitalario público y privado, y el neuromarketing, con amplias oportunidades.

El doctor Pacheco López dijo que “de haber las condiciones, la Licenciatura estaría lista para ampliar su cobertura”, que es de 40 alumnos por generación. También se tiene la perspectiva de flexibilizar, en algunos casos, el modelo de enseñanza-aprendizaje, retomando las experiencias para ofertar modalidades híbridas o a distancia.

Deja un comentario

newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

A %d blogueros les gusta esto: