Gustavo Lins Ribeiro, académico de la UAM, fue distinguido como investigador nacional emérito del SNI

Cada año lo reciben investigadores mexicanos con una trayectoria sobresaliente en diversas áreas del saber

El Consejo General del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) otorgó la distinción de Investigador Nacional Emérito al doctor Gustavo Lins Ribeiro, profesor del Departamento de Estudios Culturales de la Unidad Lerma de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

La condecoración se otorga cada año a científicos mexicanos “por una trayectoria sobresaliente en diversas áreas del conocimiento, donde han hecho contribuciones fundamentales al saber científico, humanístico y tecnológico” de acuerdo con el Consejo General del SNI.

En esta ocasión también fueron designados otros académicos de la UAM: los doctores Sergio Revah, José Luis Gázquez Mateos, Ignacio González Martínez, Alejandro Tortolero Villaseñor, Antonio Wawrzyñczyk Wilkiewicz, Javier Esteinou Madrid, Adalberto Mosqueda Taylor, Jaime Osorio Urbina, Salud Pérez Gutiérrez y Emilio Pradilla Cobos.

Al expresar su satisfacción por el galardón el doctor Lins Ribeiro comentó en entrevista que el reconocimiento significa un orgullo y una felicidad muy grandes, porque “me hace ser parte de un grupo muy distinguido de científicos mexicanos” y “es también motivo de gran complacencia porque todo el esfuerzo que he hecho durante décadas de trabajo como investigador y profesor ha sido honrado por mis colegas”.

El premio “nos compromete a ser coherentes con nuestras trayectorias y a dedicarnos aun con más fuerza al desarrollo de la ciencia y del saber de calidad para servir a la sociedad mexicana y a la humanidad”, dijo el maestro y doctor en Antropología por las universidades de Brasilia y de la Ciudad de Nueva York, respectivamente.

La antropología –en todo el orbe y en México en especial– ha crecido mucho y ha abierto el abanico de sus intereses y, en ese sentido, los profesionales en la materia “siempre fuimos muy curiosos sobre todo lo que es humano, desde los mitos de los pueblos originarios hasta la producción de ciencia de punta en laboratorios o la exploración espacial”.

En este momento “me importa un tema muy relevante, no sólo para la producción de conocimiento antropológico, sino para nuestra práctica profesional, que es el diálogo más intenso entre la academia, la conciencia que producen los pueblos originarios en todo el mundo y el destino de la gente en el planeta, ya que vivimos en tiempos peligrosos para la permanencia en la Tierra”.

Todo lo anterior hace necesario ampliar nuestras interlocuciones con otros saberes que pueden fertilizar de manera muy productiva la sabiduría antropológica y viceversa. “Creo que este diálogo más abierto que ya se viene haciendo, puede ser intensificado porque beneficia a todos” quienes se comprometan por conocer más sobre la vida, apuntó el especialista en el estudio del transnacionalismo, las migraciones internacionales, la cibercultura y las antropologías mundiales.

Al dar su opinión sobre el riesgo que corre la humanidad ante la guerra en Ucrania y la posibilidad de que el conflicto se extienda a otros países, el también ganador del Premio Franz Boas –que lo hizo ser el primer experto no europeo ni estadounidense en Antropología en hacerse acreedor a esta distinción– afirmó que “lamentablemente tenemos una historia de conflictos muy grandes y la beligerancia hace parte de la experiencia, pero esto no quiere decir que sea aceptable”.

Los pobladores “tienen la facultad de cambiar las situaciones y nuestra manera de estar en el mundo, por ello muchos de nosotros somos pacifistas y creemos que el metarrelato de la antropología es la paz”. Los conflictos en Ucrania, Yemen, Siria y otros que se dan en distintas partes del orbe son muestra de las inclinaciones imperialistas y de la incapacidad de los Estados nacionales de construir una interacción pacífica y productiva, a pesar de las diferencias que siempre aparecerán.

En particular el combate entre Rusia y Ucrania es doblemente peligroso, porque, por las características de su ubicación geopolítica, pueden involucrarse potencias y “todo eso despierta el fantasma de la conflagración nuclear, con el cual vivíamos durante la guerra fría”.

El investigador precisó que el arsenal de Rusia, Estados Unidos, China, Francia y otras naciones que tienen poder nuclear es una gran amenaza para los pueblos.

El doctor Lins Ribeiro es autor de 23 libros en portugués, español e inglés publicados en Argentina, Brasil, Camerún, China, Colombia, España, Estados Unidos, Reino Unido y México. Sus más recientes textos son La globalización desde abajo. La otra economía mundial, publicado por el Fondo de Cultura Económica y Otras globalizaciones, coeditado por las Unidades Lerma e Iztapalapa de la UAM, en 2018.

Cuenta con más de 170 artículos y capítulos en siete lenguas (portugués, español, inglés, japonés, francés, alemán e italiano) en 22 países de todos los continentes, sobre globalización, trasnacionalismo, internet, desarrollo y antropologías mundiales.

Deja un comentario

newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

A %d blogueros les gusta esto: