Mantente Real y la construcción de una cultura de seguridad y paz para los jóvenes fronterizos

Mantente REAL y la construcción de una cultura de seguridad y paz para los jóvenes fronterizos

- Impacto. El plan ha generado buenos resultados.

Hilda García-Pérez

Hilda García-Pérez

El Colegio de la Frontera Norte, Departamento de Estudios de
Población Nogales, Son.

Por más de una década, la frontera norte de México ha sido el centro de atención nacional e internacional por el nivel de violencia, el tráfico de personas y las actividades delictivas asociadas al narcotráfico y la venta ilícita de substancias adictivas. Desde 2011, sistemáticamente, la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE, 2011-2019) reporta que la inseguridad es el problema más importante que aqueja a los residentes de la frontera norte, ya que en general, los fronterizos dicen sentirse inseguros en casi todos los ámbitos de la vida pública, incluyendo las calles, el transporte público, los parques, los centros comerciales, incluso en la escuela y/o el trabajo.

En esta región, la inseguridad y la violencia asociada al narcotráfico han afectado la calidad de vida de las familias, así como las trayectorias educativas y de convivencia de los adolescentes. Sin duda, en la frontera norte, se combina la presencia de grandes disparidades sociales y económicas, un número elevado de hogares migrantes que carecen de redes sociales en la zona, una oferta elevada de sustancias adictivas y la presencia de jóvenes que pasan muchas horas sin supervisión debido a que sus padres trabajan jornadas extensas y las ciudades carece de servicios recreativos y de apoyo extraescolar para ellos.

Asimismo, algunos jóvenes deben sortear cotidianamente no solo los riesgos criminales asociados al narcotráfico, sino también, problemas de violencia intrafamiliar y conductas antisociales en barrios y colonias.

Al respecto, los resultados de un estudio con estudiantes de secundaria donde se evaluó la eficacia del programa de prevención de uso de sustancias adictivas, “Mantente REAL” (2018), muestran que en Nogales, Sonora, la presencia de “tiraderos” o “puntos” de venta y distribución de drogas alrededor de las casas o de las escuelas genera que los estudiantes se sientan atemorizados de salir de noche, realizar actividades recreativas en parques y en el barrio o de transitar libremente por las calles de su colonia.

Asimismo, algunos estudiantes reportaron que de manera cotidiana deben identificar las rutas más seguras para caminar de su casa a la escuela y viceversa. Este proyecto de investigación, fue una colaboración binacional con los doctores Flavio Marsiglia y Stephen Kulis de Arizona State University (ASU) y El Colegio de la Frontera Norte.

Para la UNESCO (2013), los conflictos sociales y los problemas de violencia que aquejan las diferentes regiones de México deben ser abordados a través de la construcción de una cultura de seguridad y paz. Una condición para construir la paz es contar con individuos y comunidades autónomas que participen en la toma de decisiones y que ejerzan sus derechos como ciudadanos.

Debido al impacto económico y social de la inseguridad y la violencia en la frontera norte de México, es necesario que los diferentes sectores de la sociedad, mujeres, hombres, jóvenes y niños trabajen de manera conjunta en la construcción de una cultura de seguridad y paz. La educación es una de las herramientas idóneas para hacer frente a la violencia. Según la Unesco, la paz no se construye en abstracto, por lo que se requiere contar con elementos “tangibles, comprensibles y significativos” que, por ejemplo, empoderen a niños y adolescentes.

Por lo tanto, es necesario que los adolescentes aprendan habilidades de vida que les permita estar sanos y ser constructores activos de la paz en sus comunidades. Para lograr lo anterior, es indispensable que los jóvenes aprendan a identificar los riesgos que enfrentan en los diferentes contextos de su vida cotidiana (hogar, escuela, comunidad, trabajo, etc.) y tomen decisiones asertivas que sean consistentes con sus valores personales y culturales.

Por su nivel de eficacia en la prevención del uso de sustancias adictivas, el programa keepin’it REAL es uno de los más difundidos en Estados Unidos y en otros países. Este programa cuenta con el reconocimiento de la Administración de Servicios de Salud Mental y de Abuso de Sustancias (Samhsa) de los Estados Unidos. Keepin’it REAL fue adaptado culturalmente para México bajo el nombre de Mantente REAL.

Dicha adaptación cultural fue evaluada científicamente con más de 8,000 estudiantes de escuelas secundarias de la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey. Este estudio fue financiado por el Instituto Nacional de Drogas (NIDA), que agrupa diversos Institutos de Salud de los Estados Unidos, financiamiento que fue otorgado a ASU, en colaboración con tres universidades mexicanas.

Mantente REAL es un programa dirigido a estudiantes de secundaria y su objetivo es que los jóvenes desarrollen habilidades personales de resistencia a la presión social de consumir drogas y participar en otro tipo de conductas antisociales.

El propósito de Mantente REAL es enseñar a los estudiantes herramientas prácticas y fáciles de cómo decir NO a los ofrecimientos de sustancias adictivas y cómo evitar otras situaciones de riesgo y violencia. Los estudiantes aprenden en el salón de clases y practican con sus compañeros las estrategias de rechazo del acrónimo REAL: Rechaza, Explica, Alejarse-No ir, y Levantarse-Irse. Las lecciones y los materiales didácticos (manuales) y los videos de Mantente REAL ayudan a estimular la reflexión y el dialogo entre los estudiantes de secundaria sobre los riesgos que los jóvenes enfrentan en los diferentes contextos de su vida cotidiana (escuela, hogar, barrio, y/o trabajo).

El programa está diseñado para que los estudiantes practiquen con sus compañeros de clase y con sus profesores los efectos de responder agresiva o pasivamente ante cualquier tipo de conflicto y los beneficios de dar respuestas asertivas que sean consistentes con sus valores culturales. Los maestros reciben una capacitación especializada antes de comenzar a implementar el programa en sus salones de clase.

Mantente REAL ha mostrado ser eficaz en el corto y largo plazo en la reducción del uso de sustancias en diferentes ciudades de México. Por ejemplo, al comparar en dos momentos en el tiempo, aquellos estudiantes que recibieron el programa, con quienes recibieron el programa de prevención de su escuela, aquellos que recibieron Mantente REAL tuvieron niveles menores de uso de alcohol, tabaco y mariguana que aquellos que no lo recibieron. Asimismo, ser parte de REAL redujo la participación de los estudiantes en actos de acoso escolar o bullying, mientras que los estudiantes que recibieron Mantente REAL, usaron más frecuentemente las estrategias para evitar ser victimizados.

En la frontera norte de México, Nogales, Sonora fue la primera ciudad fronteriza en implementar Mantente REAL. Los resultados en esta ciudad indican que Mantente REAL es eficaz previniendo el uso de sustancias adictivas, particularmente en estudiantes que presentaron diferentes factores de riesgo, como usar sustancias adictivas, participar en actos de acoso o escolar y/o otro tipo de violencia, haber sido suspendido de la escuela, tener bajas aspiraciones educativas, o ser parte de hogares monoparentales.

Los resultados indican que aquellos estudiantes que reportaron más conductas de riesgo y que recibieron Mantente REAL, redujeron la frecuencia y la cantidad de uso de diferentes sustancias adictivas. En el caso de Nogales, el efecto protector de Mantente REAL fue mayor en varones que en mujeres.

El programa académico y el método de enseñanza-aprendizaje del programa Mantente REAL es compatibles con aquellos recomendados por la UNESCO para la construcción de la seguridad y la paz. Asimismo, los resultados del programa en estudiantes de secundaria muestran que Mantente REAL es un programa de prevención universal que ha mostrado ser eficaz en diferentes contextos del país, ya que contribuye a reducir el riesgo de uso de sustancias adictivas, reduce la frecuencia y la cantidad de uso de algunas de estas sustancias y permite que los estudiantes adquieran herramientas de vida que les permita sortear situaciones de riesgo.

Como señaló una estudiante de una escuela secundaria general de Nogales, Sonora “para mi Mantente REAL significó una parte muy importante para mí desarrollo, porque me ayudó a saber qué respuesta usar para una situación donde yo este confundida o no entienda.

Con Mantente REAL, también aprendí a cómo reaccionar ante algunas situaciones que yo esté en mucho riesgo, por ejemplo, que alguna persona me llame o quiera que me acerque a él o que mis amigos quieran obligarme a tomar alcohol o sustancias que no sean buenas para mí. En esa situación me puedo Alejar-No ir…

Más firmas

Web | + posts
A %d blogueros les gusta esto: