Regla de tres 864

Las firmas de Campus

Carlos Reyes

Carlos Reyes

Periodista. Especializado en el sector educativo.
Correo electrónico: cra19762003@yahoo.com.mx
Twitter: @carlosr16914827

firmas-carlosreyes-1-270820

El trabajo para la legislación del nivel superior educativo continúa

Regla de tres 864

El lento avance de la Ley General de Educación Superior y el reconocimiento de la ANUIES a Enrique Fernández Fassnacht

Legislación al vacío.  El asunto de la Ley General de Educación Superior avanza a paso lento en el terreno legislativo, pero no se ha quedado estancada a pesar de la pandemia de covid-19 y de todos los inconvenientes administrativos y de organización que ello ha provocado. Los diputados quieren que este proyecto quede listo para el mes de septiembre y se pueda insertar en la agenda para que se discuta y se apruebe en el pleno. Se desconoce si el producto final que presentarán los legisladores tendrá modificaciones de último minuto y si los tiempos podrán permitir que se concrete en tiempo y forma. A pesar del esfuerzo de los rectores y de muchos especialistas que se han acercado para enriquecer y fortalecer la legislación, quedan muchos cabos sueltos que no concuerdan con la realidad y el momento económico que se vive en el país.

Cuestión de recursos. Uno de los puntos más álgidos que se ha discutido mucho es el asunto de la gratuidad. Como se sabe, en 2019 se modificó el Artículo Tercero Constitucional para que la educación superior sea gratuita y obligatoria. Y como lo marca el artículo 14 transitorio, los recursos para que se garantiza este precepto deben ser aportados por el Estado Mexicano a través del gobierno federal y las autoridades estatales. El problema entonces viene en este punto. La situación financiera a nivel mundial es complicada ante la emergencia sanitaria y en México no es la excepción. Los recursos van a ser limitados y pensar en una asignación que responda a satisfacer el tema de la gratuidad luce, a estas alturas, inviable. Se trata de una inyección monetaria mucho más fuerte para la educación superior pública del país. La otra opción es que los recursos comiencen a correr a partir del ejercicio fiscal 2021 pero eso también parece más un buen deseo.

Impensable por ahora. Las universidades públicas del país han trabajado mucho en este aspecto y, en el papel, los tiempos para que se vaya cumpliendo de forma gradual, las formas y los montos para concretar la gratuidad de la educación superior en México están pensados en función de las necesidades de las instituciones. Pero el tiempo se acorta y el escenario se torna ajustado. La legislatura arranca su último año y la Ley General de Educación Superior corre el riesgo de quedarse entrampada y esperar a que pueda retomarse, pero ya en el otro periodo legislativo. Los rectores saben que el presupuesto asignado a la educación superior los va a poner contra la pared y no hay forma de negociar reasignaciones. Mucho menos se percibe desde el Gobierno Federal un afán y una intención de darle prioridad al sector educativo en el paquete financiero. Viene más austeridad y más ajustes al gasto. La gratuidad tendrá, al parecer, complicaciones que, desde un inicio, varios especialistas y gente ligada a las universidades, previeron.

Muy merecido. Hace unos días, durante la tercera Sesión Ordinaria Virtual 2020 del Consejo Nacional de Rectores de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies), se aprobó, por unanimidad, otorgar el Premio Anuies 2020 en la categoría “Trayectoria profesional y contribución al desarrollo de la educación superior”, al Doctor Enrique Fernández Fassnacht, hoy director general del Tecnológico Nacional de México (TecNM). Una distinción que honra el trabajo exitoso, pero sobre todo comprometido que ha tenido durante décadas con la educación superior del país.

Labor sostenida. Como rector general de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), como secretario general ejecutivo de la propia Anuies y como director general del Instituto Politécnico Nacional (IPN), en un momento complejo que requería de temple y concertación, Fernández Fassnacht ha dejado huella y es bien recibida la noticia de este reconocimiento. Y no menos importante su contribución al modelo académico de las Universidades Politécnicas que vino a enriquecer la oferta educativa del país y a ofrecer opciones a miles de jóvenes. Como dicen por ahí en el ambiente futbolístico, donde quiera que se desempeñe, el hoy director general del TecNM es garantía. Su trayectoria, que ha forjado todos estos años, le permiten ser uno de los actores referentes de la educación superior del país.

Más del autor

Más firmas

Carlos Reyes
cra19762003@yahoo.com.mx | + posts
A %d blogueros les gusta esto: