Regla de tres

Las firmas de Campus

Carlos Reyes

Carlos Reyes

Periodista. Especializado en el sector educativo.
Correo electrónico: cra19762003@yahoo.com.mx
Twitter: @carlosr16914827

Regla-1-060820

Susana Lizano Soberón fue nombrada presidenta de la Academia Mexicana de Ciencias

Regla de tres 858

Nueva titular en la AMC, la búsqueda de nuevo contralor para la UAEM y las decisiones de las universidades ante el covid

De sobrada capacidad. La llegada de Susana Lizano Soberón a la presidencia de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) para el periodo 2020-2023 es una buena señal para la comunidad científica y para estos tiempos donde hacen falta voces críticas y respaldadas por años de trayectoria y una labor incuestionable. La investigadora del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), sustituyó en el cargo a José Luis Morán hace unos días. Y es que la AMC no es cualquier organización como se le ha querido ver en los últimos meses. Agrupa a 2 mil 900 integrantes y, junto con el Foro Consultivo, Científico y Tecnológico (FCCyT), ha sido una institución muy sólida que ha propuesto y enriquecido las políticas públicas en la materia.

En buenas manos.  La doctora Lizano Soberón es una mujer que ha dedicado toda su vida a la ciencia y la investigación y ha trabajado muy duro en su área de conocimiento. Sabe que son tiempos inciertos y complicados, pero se compromete, desde ahora, a desempeñar una gran labor con un presupuesto muy por debajo de lo que le era asignado a la AMC. Ojalá y su llegada sirva para relanzar a este organismo y pueda posicionarlo mucho mejor en el escenario nacional. La ciencia del país lo requiere, y mucho. Y esperemos que la labor propositiva y crítica que se desarrolle desde la Academia tenga eco en las autoridades de los tres niveles de gobierno y en propia comunidad científica que debe sumarse a esta nueva gestión.

Se agotaron las posibilidades. Quienes aún pensaban en un regreso a clases presencial en las universidades públicas del país, en los últimos días se han rendido a las evidencias y a la realidad que entraña la emergencia sanitaria. La pandemia de COVID-19 no cede y eso ha obligado a las instituciones de educación superior a comenzar, en medio de todas sus limitaciones de infraestructura, en línea. Las fechas serán distintas, pero todas se han sumado a esta modalidad. Hacerlo de otro modo sería lo más arriesgado que pueda hacerse en estos momentos. Por lo pronto, así como lo hizo la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN) la semana pasada, ahora es la Universidad de Guadalajara (UdeG) la que decide que 71 por ciento de los aspirantes a licenciaturas, carreras técnicas y educación media superior no realizará examen de admisión para reducir los contagios.

Con lupa y detalle.  En días pasados, el Congreso del Estado de México emitió la convocatoria para elegir al nuevo contralor de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) a más tardar el próximo 13 de agosto. El plazo para registrarse será toda esta semana. Después se realizarán las entrevistas correspondientes a quienes cumplan con los requisitos. La Junta de Coordinación Política será la encargada de un proceso que deberá seguirse con mucho detenimiento. Cabe recordar que, a raíz de la reforma del Sistema Anticorrupción, ahora es facultad de los poderes legislativos definir a los titulares de los órganos de control de los órganos autónomos, incluidas las universidades. Lo más delicado de este asunto es que los perfiles sean allegados a las fuerzas políticas representadas en el congreso local, lo cual generaría tensiones innecesarias.

De la mejor forma. De lo que se trata, como lo ven desde la distancia las propias autoridades universitarias, es que no haya personajes comprometidos, más con una carrera política, que ponga por encima de la transparencia esos intereses, que con un cargo muy importante para el buen funcionamiento de la UAEM. Una elección a la altura de las circunstancias sería lo mejor para todos. Quien sea electo debe ser objetivo en su conducta y en los resultados que arroje. No olvidemos que los primeros meses del próximo año el rector Alfredo Barrera baca deja el cargo y el proceso para sucederlo tiene que transitar de manera institucional y sin contratiempos. Si desde ahora algunos diputados locales ven en la designación la oportunidad de colocar a alguien que presione e intervenga directamente en el cambio de autoridades, puede ser muy costoso para la institución mexiquense.

Más del autor

Más firmas

Carlos Reyes
cra19762003@yahoo.com.mx | + posts
A %d blogueros les gusta esto: