Suplemento Campus

SUPLEMENTO SOBRE EDUCACIÓN SUPERIOR

12 de agosto de 2020 4:42 PM

Las firmas de Campus

Carlos Reyes

Carlos Reyes

Periodista. Especializado en el sector educativo.
Correo electrónico: cra19762003@yahoo.com.mx
Twitter: @carlosr16914827

Regla de tres 856

Regla de tres 856

Impacto total.  La emergencia sanitaria que afecta al país desde hace varios meses tendrá, sin duda, un efecto que aún no pude medirse en la educación superior privada que se ofrece a miles de jóvenes. La situación económica que amenaza con recrudecerse en lo que resta del año, y muy especialmente en 2021, va a poner en el escenario una variable que podría incidir en la deserción, abandono o modificaciones en la matrícula. Porque algunos de esos estudiantes verán en la enseñanza pública una opción para continuar sus estudios, y otros cambiarán su formación académica a alternativas más económicas que no les garantizan la misma calidad. De acuerdo con los datos más recientes, al menos 28 por ciento del total de alumnos inscritos en la educación superior se encuentran en la enseñanza privada. Veremos cuántos pueden sostenerse ahí y cuántos se verán obligados a migrar a instituciones públicas y qué tan fuerte es el efecto que va a resentirse.

Poco qué informar. Las autoridades educativas, acordes con lo que se tiene planeado desde la Presidencia de la República, analizan presentar, los primeros días de julio, un informe o un balance de los logros que se han tenido en materia educativa. Esto, en sintonía con los eventos que se plantean a dos años de distancia del triunfo electoral de 2018. De entrada, en el terreno de la educación superior, poco o casi nada se puede resaltar en estos meses de gestión. Las llamadas “universidades Benito Juárez” siguen sin arrancar en serio y sin marcar una diferencia en la atención y cobertura de este sector. El gasto asignado a las universidades públicas del país tampoco es un rubro que pueda presumirse cuando estas operan al límite y frente a una amenaza de ajuste financiero provocada por la emergencia sanitaria.

No hay ruta aún.  Y en medio de un entorno que tomó por sorpresa a la propia Secretaría de Educación Pública (SEP), la ausencia de un Plan Nacional de Educación, tal y como está establecido en los ordenamientos legales, no ofrecen señales claras de un rumbo educativo claro en lo que resta de este sexenio. Será muy complicado que, a pesar de los esfuerzos y las estrategias que se implementaron, se recupere el aprendizaje y el aprovechamiento de millones de alumnos. Desde el nivel básico, donde la carga administrativa, recayó en docentes y directivos, hasta el nivel superior, donde las instituciones enfrentan la pandemia con las herramientas que ya tenían. Pensar en cumplir con las nuevas disposiciones sanitarias incluye un gasto adicional que también va a poner en predicamentos las finanzas de las instituciones de educación superior. Por eso, más allá de balances o informes, lo urgente es dar muestras, ya, de mayor eficiencia en el sector educativo, sobre todo cuando la llamada nueva normalidad genera retos que deben atenderse de la mejor manera.

Advertencia y recordatorio. Lo cierto, como lo planteó hace unos días Juan Eulogio Guerra Liera, rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), es que, a nivel mundial, los gobiernos están dirigiendo sus recursos a la atención de la pandemia de covid-19 y en México no es la excepción, aunque con otros matices. Por ello, la ciencia, la tecnología, la innovación y la educación enfrentan un futuro incierto, porque los recursos van hacia el área de la salud y es muy factible que haya un recorte en los presupuestos que ejercen las universidades. Así lo dejó entrever durante su participación en el Segundo Encuentro de Redes para la Internacionalización en América Latina. Conviene escuchar la advertencia porque los plazos para gestionar recursos se van a acortar y se van a complicar más de la cuenta.

Alistan sucesión en la UAZ.  En la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), comenzaron ya los preparativos para la sucesión de rector. Frente a la contingencia sanitaria, analizan la designación de un “gobierno universitario”, a fin de darle viabilidad legal a la institución ante el retraso de las elecciones. Para ello, el rector Antonio Guzmán Fernández, sostuvo una reunión virtual con los integrantes de su equipo, los directores de las distintas unidades académicas y los coordinadores de Consejo de Área, en la que acordaron convocar al Consejo Universitario para ajustar el calendario y generar un acuerdo para nombrar un “Acuerdo de gobierno universitario” y no dejar vacíos de autoridad. Y es que Guzmán Fernández dejará la rectoría el 6 de septiembre y todos los órganos universitarios, sin elecciones de por medio, perderían legalidad. 

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
Print
WhatsApp
Pinterest

Deja un comentario

[aweber listid=5420252 formid=733328843 formtype=webform]

COMENTARIOS

Nos gustaríaconocer tus sugerencias o comentarios sobre el sitio.