Analizan en la Unison propiedades de la cáscara de mango como excelente antioxidante

En la universidad trabajan para darle valor a desechos que vienen de los frutos

Esta cáscara contiene manguiferina, la cual es similar a la vitamina C.

Investigadores universitarios trabajan en descubrir los valores nutricionales y de beneficio para la salud en los desechos que vienen de frutos, por ejemplo, el de la cáscara de mango, estableció el docente Eber Addi Quintana Obregón.

El investigador del Centro de Investigación, Alimentación y Desarrollo (CIAD), habló del proyecto en el que participa durante la transmisión, en el 107.5 de Radio Universidad, del programa de Alimentación: Problema de nuestro tiempo que produce y transmite el Departamento de Investigación y Posgrado en Alimentación (DIPA), bajo la conducción del académico e investigador Francisco Javier Parra Vergara.

“Estamos trabajando en darle valor a esos desechos que vienen de los frutos; aparte del mango, por ejemplo, también estamos trabajando con uva, dado que aquí en Sonora somos altos productores de uva, y en la región del Valle de Caborca se produce mucho vino y ahí se genera mucho orujo.

“Ahí también hay compuestos benéficos con los que estamos trabajando, además de otros desechos de crustáceos y camarón; queremos aprovechar todos esos desechos y darles un valor agregado en apoyo a la economía y sobre todo, a la salud, por esos compuestos benéficos que traen todos esos desechos que antes se estaban desperdiciando, se estaban tirando”, argumentó.

Rica en vitamina C la cáscara del mango
Quintana Obregón dijo que el mango se puede aprovechar, y disfrutar, más allá de comerlo con chilito y limón. “El mango es una fruta del trópico, aunque muy buscada en todo el mundo; es mucho más que eso”.

Explicó que, dependiendo de qué tan maduro esté el mango, es la cantidad de nutrientes que aportan, pero resulta que la cáscara en particular tiene algunos compuestos que nos pueden ayudar a mejorar la salud.

“La cáscara de mango por sus propiedades, tiene un alto contenido de antioxidantes, e inclusive, tiene uno muy particular que es propio del humano que se llama manguiferina (Manguifera Indica) y es interesante porque resulta que es, para dar un contexto, más o menos similar a la vitamina C; la manguiferina es un antioxidante por excelencia”, detalló.

El investigador añadió que la manguiferina funciona también como un antiviral y, curiosamente, la cantidad de vitamina C que viene en la cáscara de mango se puede considerar incluso, superior a la que tiene la propia naranja en su contenido, comparando cada gramo por cada gramo.

Comentó que también posee importantes proporciones de calcio y de potasio. “Tenemos que recordar que los frutos, las plantas, también son seres vivos y también necesitan nutrientes para crecer y, el calcio y el potasio, son algunos nutrientes que absorben, se van quedando acumulados en el fruto y la cáscara, y si queremos ir un poco más allá, también tiene un alto contenido de fibra”.

Eber Addi Quintana Obregón precisó que la cáscara de mango tiene un 70 por ciento de fibra y la fibra ayuda a evitar el exceso de acidez en el estómago, además de que promueve el movimiento intestinal, o sea, el paso de los alimentos en el tracto intestinal.

Señaló que en México hay diferentes variedades, tipos de mango, que se han ido adaptando a las diferentes regiones, que son diferentes prácticas agrícolas mencionando al mango kent, el tom y el ataulfo, que cuenta con el sello de origen mexicano, entre otros.

Comentó que el mango mexicano, junto con la guayaba, sólo en el 2021 generaron más de 511 millones de dólares de ingresos, lo que significa que estamos enviando alrededor de 427 mil toneladas al año, sólo a Estados Unidos donde el 65% del mango que se consume es nuestro.

Señaló que estudiar las cualidades de lo que no se usa normalmente de las frutas, como en este caso, la cáscara del mango ayuda también a evitar puntos de contaminación y la proliferación de insectos.

Dijo que esta biomasa que se desecha se puede deshidratar y se puede incorporar en otros matices de alimentos, sobre todo las partes que no tienen que ver con la cáscara como es el caso del hueso.

“Una vez que se deshidrate, se muele y se supone que se puede incorporar en fórmula de alimentación animal por su alto contenido de grasa en proteínas y otros componentes. El caso de la cáscara no se utiliza para ello porque contiene muchos azúcares.

También contiene Pectina
En otro momento de la entrevista, Eber Addi Quintana Obregón habló de la pectina, un compuesto que se encuentra en la mayoría de los vegetales y de los frutos y tiene la función de ayudar en la formación de la cáscara y a que la fruta sea un tanto viscosa; se aplica también en la elaboración de alimentos como las gelatinas y también previene algunas de las enfermedades degenerativas, como la diabetes porque ayuda a disminuir la cantidad de azúcar en la sangre.

Añadió que la pectina es un probiótico que favorece el crecimiento de bacterias benéficas para la salud en nuestro tracto gastrointestinal y se ha visto que tiene un efecto preventivo también en enfermedades del corazón, de cáncer, además de tener aplicaciones farmacéuticas.

Beatriz Espinoza

Deja un comentario

newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

A %d blogueros les gusta esto: