Podcast CAMPUS
Al aire

Alumnas de la UAM desarrollan propuesta de etiquetado de alimentos preenvasados

El objetivo es ofrecer una mejor interpretación y uso de la información nutricional

Alumnas de posgrado de la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) desarrollaron una propuesta de etiquetado de alimentos preenvasados, mediante el uso de una aplicación web dirigida a mujeres de entre 30 y 45 años, con el objetivo de ofrecer una mejor interpretación y uso de la notificación nutricional.

La iniciativa formó parte del proyecto terminal Hacia una visión integral del etiquetado de alimentos en México: apoyando la literacidad nutrimental que las licenciadas Mónica Gisel Aguilar López, Ivonne Alejandra Ramírez Ramírez y Karen Bonilla Guerra presentaron para obtener el grado de maestras en Diseño, Información y Comunicación (MADIC). 

 En su examen profesional –realizado de manera virtual– la licenciada Ramírez Ramírez señaló que la idea surgió a partir de un contexto en el que a nivel nacional más de 70 por ciento de las muertes de adultos son causadas por enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes, la hipertensión y la obesidad, por lo que es importante disminuir la ingesta de comestibles preenvasados, ya que aumentan el riesgo de desarrollarlas ante su alto contenido en azúcares libres, sodio, ácidos grasos trans y grasas saturadas y totales.

 “México ocupa el primer lugar en consumo de alimentos preenvasados y fue en 2016 cuando se declaró la emergencia epidemiológica por la cantidad de casos de diabetes y obesidad”.

 Ante dicho panorama y el impulso de la Alianza por la Salud Alimentaria, en octubre de 2020 entró en vigor la aplicación del etiquetado de advertencia, sin embargo, al hacer un análisis, las investigadoras identificaron algunas deficiencias, entre ellas un diseño dirigido a otro tipo de población en condiciones espacio temporales distintas que responde a necesidades políticas y económicas y no actúa como un sistema de notificación.

 “El etiquetado es un documento con datos científicos que tiene limitantes para fomentar la literalidad nutrimental de las consumidoras de la Ciudad de México”, alertó Ramírez Ramírez.

 La licenciada Aguilar López consideró que si bien se cumplen con los parámetros de información estipulados en el marco legal, esto no garantiza que sea comprendido por la población, en gran medida por el lenguaje científico que presenta, de ahí el interés por proponer una herramienta digital interactiva.

La estudiante de posgrado precisó que se eligió el perfil de mujeres de entre 30 y 45 años, habitantes de la Ciudad de México, por ser un sector que tiene importante injerencia en la compra de la despensa del hogar y en la preparación de alimentos comidos por la familia.

 De acuerdo con la licenciada Bonilla Guerra, su propuesta de una aplicación multiplataforma combina las ventajas de las páginas web y las aplicaciones nativas cuyo contenido contempla entre otros conceptos ingredientes y nutrientes críticos, efectos en la salud por consumo excesivo, escenarios que parten de la vida cotidiana y variables como peso, edad e ingesta calórica.

 “La intención es complementar la advertencia que el etiquetado –por sus límites y naturaleza– no permite y explicar al cliente de manera interactiva los conceptos científicos: nutrientes críticos –edulcorante, cafeína, azúcares, sodio, grasas trans y saturadas– y que se incluyen en los comestibles preenvasados, así como exponer la relación entre salud-alimentación, comida-energía, ingesta calórica diaria y porciones”.

 A partir de la evaluación de un prototipo realizado con la finalidad de obtener literacidad nutrimental se concluyó que leyendas explicativas, mejoras al aspecto formal del diseño de información, el uso de mensajes neutrales, recursos para aclarar dudas, diagramas con textos cortos y actividades de aprendizaje, entre otras herramientas, permitieron una comunicación más clara, fluida y cómoda.

 El examen de grado fue presidido por la maestra Nora Morales Zaragoza, presidenta del jurado; los doctores Diego Carlos Méndez Granados; Carlos Roberto Jaimez González, (asesores) y la maestra Natalie Restrepo Velázquez y el doctor Román Alberto Esqueda Atayde (lectores), quienes destacaron la calidad de la investigación de las sustentantes.

 “La MADIC tiene tres líneas: Diseño de Información, Estrategias en Comunicación, y Sistemas para la Interacción, y aun cuando ninguna de las tres alumnas pertenece a esta última, el trabajo que se realizó dejó plasmado el buen conocimiento, el interés y lo conscientes que están de cómo la computación podría influir en un proyecto de este tipo”, reconoció el doctor Jaimez González.

 La maestra Morales Zaragoza aseguró que la MADIC de la Unidad Cuajimalpa “surgió como un escenario de formación distinguido por valores de la UAM: calidad, equidad, justicia, respeto, inclusión, universalidad, honestidad, objetividad y rigor reflejado en un programa de formación académica que responde a formas de organización social nuevas que se desarrollan en México y el mundo, a partir de procesos sociales tecnológicos y profesionales”.

Acerca del autor

Deja un comentario


newsletter
campus

Recibe directamente en tu correo electrónico la edición semanal de Campus con los artículos de opinión más destacados sobre el sector educativo y los temas de coyuntura nacional e internacional.

Bienvenido

Contenido exclusivo para suscriptores

CAMPUS

Ingresa a tu cuenta

Regístrate a Campus

Contenido exclusivo suscriptores

Modalidad en línea

  • Examen de Habilidades y Conocimientos Básicos

ESTAMOS PARA SERVIRTE

Mándanos un mensaje para atender cualquier apoyo que necesites sobre el sitio Campus, el suplemento semanal, nuestros productos y servicios.

ceneval

descargalaversión digital

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
A %d blogueros les gusta esto: